miércoles, 8 de enero de 2014

De Infantas e Imputaciones

Escribía yo el pasado 8 de abril (que ya ha llovido) en mi entrada "Imputaciones, Monarquía y Modernidad" que: "Se imputa a la infanta, y aquí entre determinada gente crece la indignación, el reproche, la censura hacia tal acto... ¿Porqué?. La familia Real que está, ¿por encima del bien y del mal?. ¿Sólo cuando se muera, y ante Dios, debe de rendir cuentas?. Es que es increible, la verdad... Ni les hace falta contratar abogado, ahí tienen al ¡fiscal! defendiéndolos... ¿Se convertirá este país alguna vez en una nación moderna, actual, adaptada a sus tiempos?. Esa igualdad "de todos los españoles" que tanto pregona la Constitución, que tanto repiten como monos nuestros ignorantes dirigentes, ¿se cumplirá alguna vez?. Qué pasa, ni el Rey ni su familia se pueden equivocar nunca?"...

Han pasado justo nueve meses (un embarazo!), y nada, ahí seguimos. Ahora parece que sí, que va en serio. El juez, alabado sea este hombre por lo que está aguantando, parece que ha hecho un auto de imputación verdaderamente demoledor, razonando claramente el porqué de esa imputación (ver http://estaticos.elmundo.es/documentos/2014/01/07/auto1.pdf y http://estaticos.elmundo.es/documentos/2014/01/07/auto2.pdf), y por lo que leo parece que poquitas razones legales habrá para rechazar esta imputación (aunque esto es España, claro, y cosas más raras se han visto...).

El abogado de la Infanta (no, Roca, no; el otro, el fiscal del caso...) dijo en el anterior intento de imputación que a la Infanta se la imputaba "por ser quién es", y no porque hubiera razones suficientes para ello. El caso, Sr fiscal, es que no es así; de hecho ha ocurrido lo contrario: a la infanta NO se la había imputado por ser su padre quien era; y punto... Porque aquí resultaba que una señora que gana al año por su trabajo enchufado en Caixa creo que  como unos 300.000.- euros (que en fin, no es precisamente el salario mínimo interprofesional...); que tiene una carrera universitaria; que ocupa no sé qué puesto como sucesora de su actual padre en la corona de España; que dicen que es una mujer culta y formada;... pues a la hora de saber lo que se cocía en su casa, poco más ó menos, era tonta del bote. Ella ni sabía, ni se preguntaba, ni veía nada raro en los gastos de su marido... En fin.

Así que aquí tenemos a un Fiscal defendiendo a una (presunta) delincuente; a una Agencia Tributaria ex-culpando de delitos fiscales a una (presunta) delincuente; a un rey pachuchillo diciendo en público que la ley debe de ser igual para todos... excepto para su hija (sin presunta). ¿Y consideramos, y nos creemos, que ésto es una democracia?. ¿De verdad, de verdad, estamos en un país serio, en el que quien la hace, la paga?.

Ó aquí seguimos creyendo en eso de que la ley es igual para todos... aunque para unos es "menos" igual que para otros?...


1 comentario:

  1. Hombre... No te pases... La ley es igual para todos. Lo que ocurre es que para unos es más igual que para otros (como dijo alguien). Si no fuera por este pequeño detalle...
    Jeje

    ResponderEliminar