lunes, 13 de enero de 2014

Reflexiones profundas

Verán: desde primeritos de años, todos los funcionarios de la Diputación "semos" ya de la Seguridad Social... ¿Ein?. ¿Me lo repite...?...

Se lo explico: hasta ahora, había una irreductible aldea de galos-funcionarios (unos 300, los ingresados antes de 1993...) que teníamos un seguro médico propio. Es decir: no íbamos a un médico/a de la Seguridad social cuando caíamos malito; teníamos un cuadro médico propio, y seleccionábamos a qué médico/a queríamos ir para que nos pusiera "buenito"... 

En realidad, sí cotizamos a la seguridad social desde siempre; pero a ni vel médico, gozábamos de ese "privilegio"... Privilegio que, bueno, tampoco es para tanto, dado el números de empresas (incluso publicas...) que lo gozan. Tenía sus ventajas, la verdad: sobre todo a efectos de especialistas. Ya saben ustedes la de meses que hay que esperar en la "segu" de toda la vida cuando uno se ve obligado a acudir a algún especialista... Nosotros teníamos un catálogo propio de especialistas, y la espera no se demoraba mucho. Las cosas como son...

El caso es que, si la seguridad está desbordada porque cada vez hay menos médicos para tanto enfermo, pues no me quiero ni imaginar ahora qué pasará, cuando estos trescientos galos irreductos e insolidariosengrosemos su afiliación. Desconozco cómo funcionaban médicamente otras Diputaciones; pero si tenían un sistema tal como el nuestro, y siguen nuestro mismo camino, pues imagínense el caos...

Caos con el que ya nos topamos este primero año las víctimas inocentes que, sin comerlo ni beberlo, nos obligaron a integrarnos en la seguridad social; porque, como era previsible, Diputación dijo que desde el 1 de enero, médicamente, ya no éramos suyos; y el INSS, por su parte, dijo que tampoco, puesto que aquella no había hecho los deberes, y no les había enviado los datos necesarios para la inscripción en condiciones. Resultado: que durante varios días, un buen número de funcionarios hemos estado sin médico. Ya saben ustedes cómo se hacen las cosas en este país; puro disparate, claro... No parece tan difícil hacer las cosas bien, verdad?. Pues sí, así estamos...

¿Me molesta?. Pues... no, creo que era la evolución natural de las cosas, y desde hace tiempo mentalmente estaba preparado para este paso. Sí me molesta el descontrol, el caos, las prisas, el desinterés por hacer las cosas bien,... con el que se ha realizado este paso tan importante para la vida de cada uno. Porque, sinceramente, creo que las gestiones se podían haber hecho de otra forma; por ejemplo, haciéndose cargo Diputación diractamente del proceso necesario, en conversaciones con el INSS, de tal forma que no tenga, como tiene ahora, a 300 funcionarios dando vueltas como locos, y pidiendo papeles aquí y allá, molestando a unos y a otros.

Yo, hasta la fecha de hoy, he sido de ir poco al médico. Mis pastillitas de la tensión, algún catarro, y poco más. Creo que incluso la integración en el SAS me viene mejor, porque no voy a tener que estar cada mes visitando al médico para que me firme la receta de tales pastillitas, al tener eso de la "receta electrónica", que tiene una validez de varios meses...  Así que no se crean que estoy demasiado cabreado por este cambio...

Lo que sí me llama la atención, y mucho, es el criterio del PP en este caso. Ya saben ustedes que los del PP creen en la empresa privada; y la que tienen liado en la Comunidad de Madrid por las privatizaciones de hospitales públicos. Y a nivel de España, pues ya saben cómo la apuesta del PP por la sanidad privada está llevando a ésta a un progresivo deterioro... Y sin embargo, aquí, en la Diputación de Cádiz, el PP apuesta... por la seguridad social pública. Raro, raro, no?. ¿No es llamativo que donde tenemos un seguro "privado", el PP apueste por lo público, muy en contra de sus principios?... 

¿A que da que pensar? ...



1 comentario:

  1. Bueno Carlos no te preocupes mucho, quizás Loaiza ya te esta preparando para que cuando caigas enfermo estés serquita de tu casa en el Hospital de San Carlos, no crees. Un saludo.

    ResponderEliminar