viernes, 14 de febrero de 2014

Que nunca cambies

Bajo nuestra indudable inexperiencia y en agradecimiento y conciencia a tu esfuerzo por dedicarnos tan agradables escritos, hemos querido corresponderte con simples y llanas palabras, para decirte:

Que escondido en tu cuerpo de guardaespaldas hay un corazón que se entrega ante cualquier contratiempo y un alma sosegada que le gusta sentir y reflejar a todos los que le rodea.

Que busca por los más remotos rincones la parte hermosa de cada uno para plasmarla en papel y mostrarla al mundo entero.

Que tu semblante despista a los que no te conocen pero reconfortan a los que sí.

Que tu impaciencia te persigue hasta contigo mismo.

Que tus pasos ante la vida son firmes como ese Tango apasionado que intentas aprender una y otra vez.

Que tu serenidad y sensibilidad nos invade en todo momento.

QUE NUNCA CAMBIES

Loreto y Carmen


(Gracias, compañeras. No sabéis lo que suponen estas palabras que me dedicastéis hace ya algunos años, aún hoy en día. Os quiero).

1 comentario:

  1. Que alegría volver a leerlo, me ha gustado mucho q después de tanto tiempo aún lo recuerdes y por supuesto me reconforta mucho saber q te gusto.
    Que sepas q yo también conservo tus bellas palabras escritas y q por supuesto también Te quiero.

    ResponderEliminar