lunes, 19 de mayo de 2014

Caza de blogueros?

Plantea Diputaneando en su última entrada ("Responsabilidad penal del bloguero por comentarios de un tercero anónimo") un interesantísimo debate, del que no quiero  sustraerme.

Lo que expresa mi querido Juanfran en su entrada es hasta qué punto "semos" los autores de blogs responsables de las opiniones vertidas por terceros en nuestro blog. Este tema está ahora mismo muy en boga, debido al macabro asesinato de la Presidenta de la Diputación de León, y los ríos de tinta que se han vertido por parte de muchísimos descerebrados en Twitter y otras redes sociales...

A bote pronto, se me ocurre decir que el delito es delito, independientemente de dónde se produzca; la difamación, ó la acusación de X delitos a quien sea, ¿es menos grave porque  ocurra en Facebook ó Twitter?. No me lo parece, no?. Creo que estaremos de acuerdo en que no tiene menos gravedad la acusación vertida en una red social, que si se hace desde la columna de un periódico, ó mientras el acusado pasea por la calle... El problema de las redes sociales es que "cualquiera", repito: "cualquiera", puede abrirse una cuenta, y largar por esa boquita (ó esas manitas...) que Dios le ha dado, lo que le venga en gana... amparándose en el "supuesto" anonimato de Internet; anonimato que, se está comprobando, no es tal. Así que creo que el primer responsable de un comentario es, sin duda, quien lo hace ó escribe. Cada uno, se supone, es mayorcito para ser responsable de lo que hace, dice, ó escribe...

Segundo punto: responsabilidad del bloguero. Les voy a contar una anécdota: quien esto escribe, mantiene también un blog, digamos, "profesional", de nombre nada original, por cierto: "iedteando" (sic, Juanfran)... El objeto de este blog es meramente informativo: recoger en él las actuaciones del IEDT, mi lugar de trabajo, una forma como cualquier otra de intentar dar visibilidad a nuestras obras e inversiones... Este blog (http://iedetando.blogspot.com.es/) tiene restringidos los comentarios. ¿Porqué?. Porque me llevé la desagradable sorpresa de comprobar que, en una de las primeras entradas, ponían verde a.... Y no es plan, como ustedes comprenderán, el que yo me lleve un raspapolvo por mis superiores cuando mi única intención es dar información... Política que, por cierto, no sigo en este Blog que ustedes están leyendo, en el que, hasta ahora, cualquiera puede opinar lo que quiera... Barbaridades incluidas, en su caso...

¿Soy, como autor y mantenedor del blog, responsable, pues, de lo que en él se diga?. Creo que está claro que no. España, al menos formalmente, es una democracia, en la que el derecho de expresión está amparado por los poderes públicos. ¿Significa esto que puedo insultar, zaherir, acusar,... gratuitamente?. Pues me temo que tampoco, verdad?. Y si, en cierta forma, alguien "anónimo" insulta a... ó acusa a... en nuestro blog, me temo, querido Juanfran, que alguna responsabilidad estaremos compartiendo: no directa, evidentemente, pero sí de manera indirecta por estar cobijando tales comentarios. Porque la libertad de expresión nada tiene que ver con animar al asesinato de una persona, ó acusar de algún delito sin pruebas, ó verter sospechas sobre alguien de haber robado tal dinero... Eso nada tiene que ver con la libertad de expresión, y sí con aquello de "acusa, que algo queda...". Y te lo dice quien, como tú bien sabes, critica abiertamente a muchos actores públicos de la política; porque esa crítica que desde aquí vierto, muy justificada desde mi punto de vista, claro, sí creo que está amparada por la libertad de opinión...

En resumiendo: que me parece a mi que nos tendremos que atar los machos, y, nos guste ó no, activar en la configuración de nuestro blog, la aprobación previa de los comentarios. Por si acaso...





No hay comentarios:

Publicar un comentario