jueves, 15 de mayo de 2014

Yo he venido a hablar de mi libro...

No sé si recordarán ustedes esa anécdota protagonizada por el genial (a veces), estrafalario (siempre) y simpático (nunca)... escritor, ya fallecido, Francisco Umbral, uno de los hitos más repetidos en la historia de la TV...

Verán: Paco Umbral fue invitado por Mercedes Milá (antes del Gran Hermano...) a un programa de entrevistas semanal que tenía en televisión. El escritor acababa de publicar un nuevo libro; y Mercedes no terminaba de preguntarle por él... Así que Umbral, impaciente y borde, llegó un momento en que interrumpió a Merceditas diciéndole que él había ido al programa "a hablar de mi libro"... Y de ahí no hubo quien lo sacara...

El caso es que este martes reviví ese hecho. Tuve reunión de comunidad del garaje (horror!). Ya saben ustedes el miedo escénico que tengo a cualquier reunión de comunidad, sea del tipo que sea. Estoy absolutamente convencido de que es la ocasión que esperan algunos de los asistentes para sacar lo peor de sus bajos instintos... La reunión era para el cambio de Presidente; en concreto, era yo el que dejaba de ser presidente (por fin, aleluya, te queremos, señor...); y los asuntos a tratar, pues los normales en estos casos: lectura del acta anterior; estado de las cuentas; actuaciones realizadas;... Bueno, pues ya desde antes de empezar, el vecino Umbral estuvo ya con que él había ido allí a hablar de su libro... 

"Es que yo no entiendo para qué pagamos lo que pagamos de la Mancomunidad"; "... Pero es que la Mancomunidad hace algo por nosotros?"; "Es que mire usted, yo tengo un garaje y un trastero, según el Registro de la Propiedad, ¡y pago por dos garajes"; "Es que yo estuve con el Administrador, y no entendía nada de lo que me decía..."; "Ah!, encima, o sea, que nosotros somos los que llevamos las cuentas. Y para qué pagamos la Mancomunidad"; "Es que me parece a mi que eso de la Mancomunidad no es legal"; "Pero qué tenemos nosotros que ver con la Mancomunidad"; "No, si yo tengo un trastero y un garaje, ponqué (Mouriño dixit) tengo que pagar como si fueran dos garajes"; "Nos tendríamos que plantar y no pagar unos meses Mancomunidad, a ver qué pasa"...

¿Ustedes se pueden imaginar los esfuerzos que uno debe de hacer cuando se encuentra con un Don erre que erre en una reunión de este tipo?. Si encima que, por su misma sustancia, ya son aburridas a más no poder, imaginen al Paco Martínez Soria de turno, ó al Umbral del yo he venido a hablar de mi libro, dando la tabara con lo mismo una y otra vez... Ommmmm! Ommmm!

Y pagamos diez euros al mes, por Dios.... Ni me imagino si fueran 50 ó 60 euros.


4 comentarios:

  1. Te compadezco, las reuniones de vecinos son un coñazo porque siempre hay un Umbral. Menos mal que yo vivo en una casa sola porque además cuando vivía en una comunidad eran unos machistas que una vez que acudí a la reunión me mandaron a casa a fregar. Nunca más volví y no se lo he perdonado.

    Estás leyendo el mismo libro que yo.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Pues mi comunidad es ejemplar. He sido presidente dos veces. Esta última, nada menos que 5 años, se han acometido obras importantes y nos hemos gastado un dinero curioso. Pues sin problemas. La gente de lo más agradable. Se pregunta, se explica y se vota. En los 18 años que llevo viviendo es este bloque de vecinos no ha habido ni un solo impago de cuotas mensuales, ni de cuotas extraordinarias, ni broncas por el arreglo de la fachada, ascensor, escalera... etc.
    Joder ¡que suerte!
    Vamos, que en esta comunidad no hay materia para una serie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jó, Juanfran, ¿no hay piso libre en tu edificio para mudarse?.... Lo tuyo es suerte, hijo mío...

      Eliminar