sábado, 7 de junio de 2014

El Rey se va

Pues que no sé si se han enterado; sí, sí, eso, que el Rey ha abdicado... Que se va, vamos, que va a dejar que su hijo, por herencia divina, herede el cargo. Ein?...

Sí, que Juanca ha decidido no llegar a los 40 años de reinado (que, piénsenlo bien, no deja de ser una faena para los futuros estudiantes: hombre, no es lo mismo decir que Juan Carlos reinó durante 40 años, con sus respectivas noches, que treinta y nueve... Pero qué más le daba a este hombre haber esperado un año y pico más, y así haber redondeado la cifra...).

El caso es que habrá en unos días nuevo Jefe de Estado en España, sin que sus ciudadanos (usted y yo incluido...)  hayan decidido nada; porque, ya se sabe, el título se hereda, ahí es nada... Oiga, que estamos ya en el siglo XXI, eh?, con sus correspondientes avances, con la plena consciencia en los seres humanos de Occidente de que ya ha quedado lejano en el tiempo, gracias a Dios, el vasallaje, la sumisión, la esclavitud... Que ya somos mayorcitos para creer en los dedos divinos, en los derechos de sucesión, en los linajes reales, y esas pamplinas. Que nadie, por muy Borbón que sea, tiene ningún derecho consagrado "por ser hijo de...". Pero así estamos...

Ya saben ustedes, si suelen leerme, que no soy un admirador del Rey que se va. No creo que, sin él, no hubiera llegado la democracia a España; quizás se hubiera retrasado unos años, sí, pero nada más: la democracia, más pronto que tarde, hubiera llegado a este país, con Borbón ó sin Borbón. Por otra lado, debemos de mirar también qué democracia es la que ha traído este Rey: una democracia de privilegiados, una democracia en la que los políticos se han convertido en casta, una democracia en la que la Justicia NO es igual para todos, una democracia en la que los estudiantes están consiguiendo los peores resultados de la historia, una democracia que ha sido incapaz de blindar la sanidad pública, la educación pública, los derechos sociales de sus ciudadanos... Una democracia que ha sido incapaz de acabar con los abusos de grande y pequeños empresarios, víctimas de su ambición por el lucro; una democracia en la que, tras casi 39 años de reinado, uno se vuelve a sentir, casi, súbdito, y no ciudadano en el pleno goce de sus derechos como persona...

Me preocupa escuchar a Dª Sofía, a la que reconozco como una gran profesional, decir que "nada va a cambiar" (?)... Porque precisamente eso, Sofía, es lo que quieren los españoles: que las cosas empiecen a cambiar, que lo que se asiente en España sea una verdadera democracia, un sistema político suficientemente eficaz como para sentirnos orgullosos de él; una democracia como la que gozan Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia,... Una democracia en la que primen los derechos de sus habitantes, y no manden empresarios fascistas, políticos corruptos, y mandamases incompetentes. Una democracia del siglo XXI, en resumen.


2 comentarios:

  1. Como siempre Carlos dando en el clavo sin tapujos, comparto lo que escribes, es toda una realidad lo que nos ha traído este reinado. No se tú que pensarás, pero quizás Pablo Iglesias (el coleta, llamado por algunos para desprestigiarle) si lo dejan pueda ser aquella esperanza que toda la juventud espera para que al menos se pueda ver otra forma de democracia o como el dice la Democracia de la gente, la decisión soberana del Pueblo, donde las decisiones de los políticos y los dineros de todos recaigan directamente sobre un reparto más equitativo para la sociedad. un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, habrá que esperar, Manolo, a ver en qué queda este movimiento de Podemos... Es una esperanza, naturalmente, porque es evidente que esto no debe de quedar así,hay muchas cosas que cambiar. Es hora ya de una refundación de la Democracia, en la que se deje de lado los privilegios y las corruptelas.

    Gracias.

    ResponderEliminar