viernes, 27 de junio de 2014

La Línea...

Estuve hace un par de semanas en La Línea de la Concepción; motivos de trabajo, para impartir allí un curso de informática a los alumnos de un Taller de Empleo...

Conozco La Línea desde hace ya muchos años; de hecho, cerca de dos viví allí, como director que fui de la Residencia de Ancianos de Diputación allá situada. He vuelto desde que me fui, en el 87 del pasado siglo, alguna que otra vez. Y siempre me llevo la misma (mala) impresión... Y esta vez no fue diferente.

La Línea, qué quieren que les diga, me parece un pueblo pobre, deprimido, tercermundista; un pueblo que, además, parece como si, encima, estuviera encantado de vivir así, casi en la misma miseria...El edificio en el que está radicado este Taller de Empleo al que fuí, me dicen, es donde estuvo antaño la Mancomunidad de Municipios; y la zona... La zona es para deprimirse: sucia, abandonada, dejada de la mano de sus gobernantes, y creo que hasta de Dios. Aceras rotas; jardines (?) abandonados; escasa gente; ningún comercio; ... Por no haber, no hay ni una triste cafetería donde tomarse algo: hay que ir al Hogar del Pensionista (donde, por cierto, no se desayuna nada mal, todo hay que decirlo...).

El caso es que cada vez que voy, parece como si hubiera aterrizado en un pueblo de esos del África subdesarrollado, fíjense... Y pasan los años, y los trienios, y los quinquenios... Y no es que siga igual, no, qué va... Es que va a peor. Allí han mandado, mangado, ó ninguneado, vaya usted a saber, socialistas y peperos... Y una de dos: ó son más incompetentes que la madre que los parió; ó terminan desbordados por un pueblo, una gente, unos pobladores encantados de vivir del dinero negro, del contrabando de tabaco, de la droga, ó yo no sé de qué... Porque hablamos ya de cerca de treinta años, como para que alguna mejora hubiera podido notar, no?. Pues... no, ya les digo. Aquello es un desastre: uno "pasea" (???) por allí y da ganas, casi, de salir corriendo...

¿Nadie hace nada?. ¿Nadie tiene interés por mejorar aquello?. ¿Nadie quiere darle a sus hijos un futuro mejor que no sea el contrabando?. ¿Nadie quiere otro pueblo, otras calles, otras infraestructuras?...

Está claro que, desde luego, el Peñón, Gibraltar, es la gran beneficiada de esas fronteras abiertas. Dicen que hay miles de españoles trabajando allí... No sé cuántos serán, ó vivirán, en La Línea. Pero no parece que ese trabajo esté ayudando mucho a su pueblo. Así que, visto lo visto, no sé, de verdad, si será tan catastrófico cerrar esa frontera. A ver si así La Línea, su gente, espabila...

Una pena, sí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario