lunes, 2 de junio de 2014

Unos buenos días

Pues siempre se ha dicho aquello de "eso es lo que te vas a llevar...", hablando de los ratos felices que de vez en cuando la vida nos regala. Y sí, es cierto, que voy llenando mi bolsa grande de buenos recuerdos, así que el día que me vaya al más allá (captan el sutil juego de palabras?...), arrastraré conmigo mismo un peso nada desdeñable (que a ver si al final me van a dejar entrar...).

Hace un par de semanas, estuve en el Teatro Las Cortes, disfrutando muchísimo de la comedia "El Crédito", con el genial Luis Merlo y ese pedazo de actor llamado Carlos Hipólito, que es increíble cómo dos actores sólos en la tarima pueden llenar tanto un escenario... Dos días después, el 23 de mayo, asistimos, muy bien acompañados, por cierto, a la representación de "Entre Tango", que, como dice en el mismo folleto: "Música, voz y danza se entremezclan formando un conjunto de sensaciones...". Así es: uno disfruta siempre viendo bailar a Cristina y Alberto, con sus gráciles movimientos, su simpatía arrolladora, su sensualidad innata cada vez que bailan un tango... Y todo ello acompañado de la voz grave de Martín, el toque mágico de Darío y el pìano de Chano, en una noche de sentimiento vivo, de emoción contenida, de magia viva...

Días antes, el domingo, estuvimos en una edición más de la Cruz de Mayo, en nuestra Asociación de Vecinos, Las Palmeras, disfrutando de la bellísima decoración que las mujeres montan en el patio, con sus flores, sus plantas, su pozo, su Cruz,... Un espectáculo inenarrable, logrando lo imposible, como es que cada año brille más que el anterior; no es difícil de entender que lleven varios años adjudicándose el primer premio del concurso que se organiza en San Fernando con este motivo. Si aún no lo conocen, les emplazo a que lo visiten el año próximo, que seguro, seguro, no quedarán defraudados...

Este sábado estuvimos de viaje, girando visita a la casa natal de Juan Ramón Jiménez, en Moguer, que contiene muchísimos recuerdos suyos, y en los que se hace un recorrido por su vida; visitamos a continuación el castillo de Niebla, que ya conocía de unos años antes; y comimos en Bollullos Par del Condado, en el restaurante El Chocaíto... Como dijo en su día Jesulín, en dos palabras: im-presionante. Buena comida, buen ambiente, posterior gira a una bodega, degustación de vinos,... En fin, una grata jornada...


Y ayer domingo, el remate final. "Los Salseros Invencibles" nos citamos a comer en el campo de nuestro amigo-hermano Manolo, en Chiclana... Y allí nos reunimos casi todos: Charo, Mª Paz, la "Jefa", la mamá de la Jefa, el papá de la Jefa, Manolo, Ignacio, Laurita, Ali,... Tras unos minutos de incertidumbre con el tiempo (llegaron a caer incluso unas gotitas de lluvia...), abrió el cielo, como no podía ser de otra forma, y eso nos permitió vivir una horas de ensueño, de risas, de charla, de buen humor, de comida, de baile, de karaoke, de compañía, de bromas,...  Un día, sin duda, que quedará imborrable en la memoria, que se perpetuará siempre entre las telarañas del tiempo, que recordaremos  con una sonrisa en los labios... y que, claro que sí, procuraremos repetir, lo más prontito posible. ¡Ah!, y felicidades a los cumpleañeros, que seguro que cumplirán muchísimos más... Quizás tengamos que ir pensando encambiar el nombre del grupo, y empezar a llamarnos los "Los Salseros Jartibles"...

Así que unos días felices...

No hay comentarios:

Publicar un comentario