domingo, 15 de junio de 2014

Y arrasando, que es gerundio...

Y no, no hablo de nuestra selección, que, ya sabrán, tuvo un "mal día" antes de ayer, en el dichoso Mundial...

Hace no mucho, titulé una de mis entradas "Nuevos tiempos" (que pueden recordar aquí: http://siguemecf.blogspot.com.es/2014/05/nuevos-tiempos.html)... Hablaba allí de cómo, en mi trabajo, las mujeres están arrasando a la hora de conseguir las diversas plazas que están saliendo. Hacía, además, un vaticinio: que esto seguiría igual en las convocatorias pendientes... Y así, efectivamente, está siendo...

Verán: de nueve plazas de Técnicos Jurídicos, ocho, ¡ocho!, han sido ganadas por chicas... Y sumando, que es gerundio... Más-menos, de unas veintiséis plazas que van, creo que sólo tres han sido sacadas por varones... Un despipote, vamos...

Todo esto es el resultado lógico de lo que uno observa por la calle: la aspiración máxima de muchachos entre los quince y los veintitantos años, cuando acompaña a una chica en plan "noviete", es empujarla, zarandearla, reirse nadie sabe de qué, e intentar parecerse, grosso modo, al hombre de... Neardenthal. Sí, tal y como lo escuchan...

Es alucinante: la generación joven actual, varonil, naturalmente, no es que estudie ni trabaje, no... Es que se dedica las veinticuatro horas del día a rascarse los cataplines. Literalmente, claro... Desconozco las estadísticas estudiantiles, pero estoy segurísimo que el porcentaje de abandono estudiantil es muy superior en varones que entre hembras; e ídem, en la finalización de estudios superiores...

Conclusión: de aquí a nada de tiempo, esta generación masculina de gorilas y nearthentaleses irá ocupando, sin prisas y con pausas, los trabajos peor pagados que vayan quedando en la sociedad. Y lo peor de todo: con toda justicia, y sin que nada se pueda objetar a los merecimientos que ellas van acumulando para llegar a ir ocupando los mejores puestos...

Y en esa estamos...

1 comentario:

  1. Siempre se ha dicho Carlos, que cuando la mujer se propone algo lo consigue, a nosotros eso de calentarnos la cabeza pensante cuesta más. Es verdad lo que dices, no se donde querrán llegar los machotes con su actitud de poca preparación para la vida que les va a tocar capear. Un saludo.

    ResponderEliminar