sábado, 12 de julio de 2014

Fútbol es fútbol...

... que diría Vujadin Boskov, el genial entrenador que tuvo el Real Madrid hace ya algunos añitos. 

Bien, les supongo enterado, les guste ó no el fútbol,  de la enorme paliza que Alemania le ha zurrado a Brasil este martes pasado: un 7-1 contundente, aplastante, histórico.

Y aunque no suelo escribir de fútbol en este mi/su Blog, hoy lo voy a hacer, aprovechando esta goleada inesperada de alemanes a brasileños.

Lo primero que tengo que decir es que disfruté una barbaridad. Sí, sí, como lo leen... No voy a callarme que, desde que empezó el Mundial, le tenía coraje a Brasil. ¿Porqué?. Porque son unos chulos, prepotentes, engreídos, que jugaban como si el título de campeón ya lo tuvieran garantizado. Brasil ha querido ganar, simplemente, porque sí, por ser Brasil, sin más historias. Como dijo ese magnífico entrenador del, entre otros, Barcelona, HH (Helenio Herrera), "este partido lo ganamos sin bajar del autobús"... Pues eso, eso mismo es lo que le ha pasado a Brasil: este campeonato lo ganamos... sin jugar. Porque somos más guapos, más altos, más simpáticos, y más mejores que nadie... Brasil ha despreciado siempre a cualquier rival con el que ha jugado, sintiéndose, sin más argumentos que esa creencia, superiores a cualquiera; y esa no es la forma más adecuada de encarar ni un Mundial, ni cualquier competición que se precie.

Pero es que, además de esa equivocada mentalidad, Brasil no aportaba nada como equipo. Lo he leído por ahí, y estoy de acuerdo: este equipo brasileño es la peor selección de Brasil de toda la historia: quite usted a 3 ó cuatro jugadores, y lo que le queda es un conjunto de una mediocridad apabullante... ¿De dónde le venían entonces esas ínfulas de superioridad con las que encaraba cualquier partido?. Un equipo tosco, torpe, sin imaginación, con mal toque de balón, violento, lento, que había hecho de las patadas, los empujones y las malas artes en el campo su bandera de comportamiento... ¿De verdad creían que con ese equipo se podían proclamar campeones del mundo?...

Punto y aparte se merece su entrenador, Scolari: busquen ustedes entre los miembros de la mafia italiana, y posiblemente entre ellos encontrarán a este caballero... Un señor bronco, maleducado, agrio, antipático, sólo pendiente de protestar a los árbitros, de intimidarlos, de "acojonarlos", a ver si así conseguía lo que, posiblemente, sabía que con simples argumentos futbolísticos era casi imposible de conseguir... Un señor que, pese a la riqueza de la cantera de futbolistas brasileños, se ha limitado a armar un equipo de atletas, de luchadores de boxeo ó lucha libre, con buen físico, y que repartieran toda la estopa posible... No, Scolari, no, eso no es Brasil; Brasil es la samba, la magia, la alegría, el toque, el desmarque, la genialidad: una defensa contundente; un mediocampo imaginativo; y una delantera de fantasía... Eso ha sido siempre Brasil, no once Iron Man en el campo, como usted ha pretendido....

Lo dije ya el año pasado, cuando en la final de la Copa Confederaciones, Brasil nos metió un 3-0... En mi café mañanero, comenté que si los brasileños, con esa forma de jugar, dando patadas y empujones a tutiplén, pensaban que podían ser campeones del mundo, estaban muy, muy equivocados. La gente se había quedado como asustada por ese triunfo; yo lo único que ví fue un equipo leñero, hosco, embrutecido...

Así que a ver si después de este fracaso, Brasil vuelve a asombrar al mundo con su calidad, su desparpajo, su alegría jugando al fútbol....


2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo, Carlos. Yo también me alegré un montonazo y espero que esta noche queden 4º. En cuanto a mis preferencias para la final... lo siento por Argentina, pero prefiero que gane Alemania. Alemania es un equipo, son once jugadores; Argentina es Messi y poco más. Esa es la diferencia entre uno y otro. Si Messi no está, Argentina tampoco estará, a menos que, como los brasileños, se dediquen a dar caña, haciendo juego sucio, lo que sería una pena.

    Buen fin de semana, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, M Carmen, opino igual que tú, Argentina es Messi, el Flaco Di María, y casi nada más.

      Gracias.

      Eliminar