lunes, 7 de julio de 2014

A ti, amigo

Pues verás, amigo, que sé que no estás pasando por tus mejores momentos, que esos puñeteros problemillas no te dejan tranquilo, y que otra vez este fin de semana te han tenidoque ingresar, someterte a pruebas, y todas esas cosas...

Y yo sé que hechas de menos tu casa, tu campo en el que te gusta pasar tantas horas, a tus amigos, claro, a los que les tienes preocupado, como no puede ser de otra forma, y que están aquí, lamentando tu temporal ausencia, deseando verte ya bien, para hacer algunos pasos de salsa ó bachata; ó escucharte, a viva voz, en ese karaoke que tanto te gusta...

Al final resultó que las dos piedras que te quitaron, qué mala suerte, no eran de oro, como esperábamos... Y que por ahí dentro parece que hay otra malandrina revoloteando por tu cuerpo cansado... Pero, bueno, todo llegará, mi querido amigo, y te volveremos a tener entre nosotros disfrutando de tu amabilidad, de tu compañia, de tu voz...

Hombre, no te creas que no estamos encelados Ignacio y yo de no ser los alumnos preferidos de la "Jefa"; pero eso no quita para que todos deseemos tu pronto y total restablecimiento; que palabrita del Niño Jesús ,que no tenemos nada que ver en en esos males que te aquejan, de verdad...

Y es que llevamos tantas horas pasadas juntos en estos meses: bailando, cenando, riendo, compartiendo mucho tiempo de chistes, bromas y alegrías... Eres una persona generosa, buena, atenta; una buena persona, en suma, que mejoras con tu sóla presencia la vida de los que te rodean.

Así que déjate de pitos y flautas, de dolorcitos aquí y allá, y ponte bueno ya, recupérate, y llámanos para quedar a estos amigos que te esperan. 

Salud, Manolo, amigo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario