martes, 15 de julio de 2014

Un país de pacotilla

No dejo de alucinar con este país; de alucinar, y de indignarme, claro...

Leo en Diario de Cádiz este titular: "Cuatro años de cárcel por el doble atropello mortal en El Portal" (pueden leer la noticia completa aquí)...

Fíjense bien: ¡cuatro años! por un doble atropello mortal. La muerte de dos personas, para la legislación española, los tribunales españoles, y los políticos españoles, sólo merece una condena de cárcel de cuatro años... ¿No les parece auténticamente lamentable?... No le encuentro explicación a porqué sale tan barato matar en la carretera aquí en España; parece que hasta en los muertos hay categorías, y que en función de cómo le maten a uno, la condena será más ó menos grave: "Bahhh, si ha sido un coche el que se lo ha llevado por delante; con un par de añitos para el conductor, va que chuta...".

Porque además, a uno se le sube la indignación a la boca cuando profundiza en la noticia: resulta que el conductor-asesino iba "bajo la influencia de bebidas alcohólicas y de drogas"... O sea, bebido y drogado. Sobrepasaba la velocidad máxima permitida en nueve kmts/hora; "al autor de las muertes le constan dos condenas previas por conducir bajo los efectos del alcohol"... En fin, todo un dechado de virtudes este hijoputa...

Yo además lo del juez que ha emitido sentencia, pues como que tampoco termino de entenderlo... Este señor dice "debe fijarse la máxima pena que establece el Código Penal..." (?). No me creo, la verdad, que todo un Código Penal establezca que la máxima pena que se puede imponer a un señor que, bebido y drogado, mate a dos personas inocentes sean cuatro años... Porque en ese caso, no estaría mal que este señor juez hiciera la recomendación a los poderes legislativos de que se tomen, de una puta vez, en serio los accidentes mortales en carreteras. Y además, añade: "Y, finalmente, se da el añadido de que mató a dos jóvenes, de ahí que se haga hincapié en la extrema gravedad de los hechos"... Pues, señoría, si usted considera que matar a dos personas jóvenes debe de condenarse con cuatro años de cárcel, apañados estamos.... Y que Dios le conserve su vista judicial para impartir justicia...

He podido vivir de manera directa una atrocidad parecida: alguien se salta un semáforo en rojo, atropella a un peatón que cruza en verde para ellos, lo manda a la UCI varios días... Y al cabo de tres ó cuatro días, este conductor está tan campante conduciendo el autobús, sin que aquí pase nada...

Así que muchas campañitas de la Dirección General de Tráfico; muchos anuncios y muchos avisos... Pero mejor haría presionando a los legisladores para que endurezcan bastante las penas a conductores irresponsables, bebidos y drogados; a quienes se saltan los semáforos; a quienes no respetan las normas de prudencia más elementales... Porque dos muertes no pueden saldarse con cuatro añitos de cárcel, ni mucho menos. Eso es una falta de respeto a las familias de los fallecidos, y a éstos mismos.

¿Porqué en este país de pandereta los muertos y heridos en accidentes de tráficos son víctimas de "segunda fila"?. ¿Alguien con dos dedos de frente puede entenderlo?.

¡Lamentable!.


No hay comentarios:

Publicar un comentario