viernes, 1 de agosto de 2014

Educación y sexos

Ya conocen ustedes la opinión que tengo sobre la política educativa que el PSOE lleva en Andalucía. Como dijo Jesulín, el sabio de Ubrique, en dos palabras: un-desastre... Pueden leer mi entrada "La enseñanza pública del PSOE en Andalucía", para hacerse una idea...

Y creo que conocen también que no tengo buena opinión de la Justicia en este país; en otras dos palabras: otro-desastre... Aquí tienen otra entrada mía a este respecto: "Este país es un desastre"...

Esta semana, sin embargo, se ve que ha habido una conjugación de astros favorables, resultado de la cual es una sentencia del Tribunal Supremo de España, en la que viene a dar la razón a la Junta de Andalucía en un tema de enseñanza, fíjense ustedes... Una sentencia con la que estoy completamente de acuerdo... Concretamente, sobre la financiación por parte de ésta a aquellos colegios que imparten una educación diferenciada, es decir, que divide a los alumnos según su sexo: las niñas con las niñas, y los niños con los niños...

Verán ustedes: hemos llegado a un punto en la democracia de este país, en el que el español se cree con todos los derechos del mundo... y ninguna obligación. Creemos que, porque nosotros "creamos" y "queremos" que a nuestros hijos se le eduque de forma X... el Estado está obligado a facilitarnos y financiarnos esa forma X de educación. En el caso que comentamos, hay padres y madres que quieren que a su hijo/a le eduquen sólo con varones/hembras, según corresponda... Bien, nada que objetar; ideas más raras ha habido, y habrá, en el mundo, ¿verdad?; cada uno es libre de tener las creencias, pensamientos e ideas que estime oportunas, mientras eso no suponga un perjuicio para algún prójimo. Me parece muy bien que quien crea que la educación diferenciada por sexo es lo mejor para su vástago (ó vástaga...), lo apunte a un colegio que lleve a cabo esa política educativa... Como digo, nada que objetar...

Harina de otro costal es que, encima, exija que el resto de los ciudadanos (incluidos quienes no profesamos esa forma de pensar...) le financiemos ese colegio. No, mire usted, no: usted tiene todo el derecho del mundo a apuntar a su hijo en el centro educativo que cumpla con su forma de pensar... pagándolo de su bolsillo, claro. La obligación del Estado es ofrecer a sus ciudadanos una enseñanza "pública", de "calidad", con los mejores medios, la mejor tecnología, los mejores profesores... Etc, etc, etc... Y si usted quiere "otra cosa" para sus descendiente, pues dabuti... pero se rasca el bolsillo, y lo paga... Y si no tiene medios económicos, pues sintiéndolo en el alma (que no lo siento...), pues mala suerte: en contra de sus creencias, deberá apuntar a su hijo/a en un colegio público; le guste ó no, pero eso es lo que hay....

El Gobierno está para destinar sus dineros a sus ciudadanos, satisfacer los intereses generales, y no para satisfacer los aires de grandeza de más de uno. Si usted cuenta con medios económicos para satisfacerlas, estupendo, y allá usted con sus finanzas; si no es así, amigo, a san joderse, como dice el refrán...

Así que bravo por el Tribunal Supremo, y otro bravo por la Junta por ese recurso que interpuso en su día contra exigencia tan peregrina y falta de razón... Haciendo constar, no obstante, que mejor haría el PSOE cambiando muchos de sus absurdos planteamientos educativos, y apostando, clara y firmemente, por una enseñanza pública, gratuita, universal, y de calidad... Que dista mucho de lo que está haciendo hasta ahora...

Y un último apunte: hay magníficos colegios e institutos públicos; y magníficos y estupendos profesores en la enseñanza pública. Así que tampoco es tan malo que nuestros hijos estudien ahí...


No hay comentarios:

Publicar un comentario