martes, 12 de agosto de 2014

En Bristol

Motivos familiares nos llevaron la semana pasada a la Gran Bretaña. Cogimos el avión en el aeropuerto de Málaga (¡28 años hacía que no me montaba en uno de esos diabólicos cacharros...!), a una hora nada decente, 6'35 de la mañana... Échenle ustedes unas 3 horas de viaje en coche para llegar hasta Málaga, más el tiempo con el que hay que estar de antelación en el mismo aeropuerto... Total, que esa noche no dormimos nada...). Y tras unas dos horas y poco, vualá!, en Bristol...

Bristol, hay que decirlo, es una ciudad encantandora. Nos sorprendió muy gratamente: cómoda, bonita, muy inglesa,... Es un destino turístico perfecto para pasar unos días de asueto. Perfectamente guiados por la guía, joven, guapa, y muy dinámica (mi sobrina Rocío...), nos pateamos, en el sentido literal del término, la ciudad durante un par de días. Acabamos rotos y destrozados (¡esta juventud!...), pero contentos de poder decir: ¡conocemos Bristol!. 

Lo que ustedes ven arriba es la fachada de St Mary Redcliffe Church, una de las Iglesias de Bristol, preciosa, como pueden comprobar... La fachada ya impone; pero no se queda atrás el interior, de una majestuosidad incomparable...


Y arriba me pueden ver en la Catedral, otro monumento increíblemente bello, de los que casi te quitan el aire al respirar, con un interior que te hace disfrutar si, como es mi caso, le gustan los edificios religiosos. La catedral está situada en la misma plaza del Ayuntamiento, formando un conjunto arquitectónico de una belleza espectacular.

Pero si por algo destaca Bristol es por la multitud de canales que lo cruzan, aprovechando perfectamente el río de su mismo nombre, lo que hace que ustedes puedan encontrase con paisajes de una belleza espectacular:


Arriba tienen ustedes una muestra... Y es que el río, el agua, es consustancial a la ciudad, y la dota de viveza, de alegría, de encanto,...

Añádanle a lo hasta ahora mencionado, los mercadillos, las tiendas, los diversos parques que lo rodean, los barrios típicos, los museos, ... y se encontrarán con una ciudad apasionante, digna de visitarse y admirar.

Unos días, en fin, mágicos.






2 comentarios:

  1. Un viaje estupendo, Carlos. No conozco nada de Gran Bretaña, tan sólo he visto parte de su costa desde el aire, y es algo que tengo pendiente pues al menos Londres me gustaría visitarla. Me alegra que lo hayáis pasado tan bien. Ya sabes, a seguir viajando y visitando hermosas ciudades.

    Hasta luego :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Mº Carmen. Estuve varios días en Londes hace varios años, en 1988 concretamente, y me gustó muchísimo...

    Me sorprende que, sabiendo lo viajera que eres, no hayas ido aún a Inglaterra... He disfrutado muchísimo en este viaje, y te animo a que te organices uno para casi ya mismo... Te gustará, seguro.

    ResponderEliminar