viernes, 14 de noviembre de 2014

De nuevo en el Observatorio

Les he hablado en otras ocasiones del Observatorio de Marina, esa joya, en todos los sentidos, que tenemos en San Fernando, y que tan desconocido es para la mayoría de los cañaillas, desgraciadamente...

Pues bien, he tenido la semana pasada ocasión de volver a visitarlo, con motivo de la Semana de la Ciencia que acaba de terminar (pueden ampliar información en: http://elseptimocielo.fundaciondescubre.es/2014/11/03/xiv-semana-de-la-ciencia-en-andalucia-en-el-real-observatorio-de-la-armada/), organizado por la imparable Delegación de Actividades y Salidas Varias de los Salseros Invencibles, a cuyo frente, como ya saben, se encuentra el incansable amigo Ignacio...

El dos de noviembre asistimos a la actividad de Observación Astronómica, en la que colabora la Agrupación Astronómica Isleña. Tras una pequeña introducción en una de las magníficas aulas de estudio que tiene el Observatorio, nos desplazamos "al medio del campo", todo oscuro, para mirar a través de dos telescopios que habían montado, y que estaban enfocados hacia la Luna. Nos enseñaron también el telescopio Cooke, que tiene ya sus añitos, pero aún funciona.... 

Y ya posteriormente, el seis de noviembre, asistimos a la actividad de Observación de Camaleones, en la que colaboraba la Asociación Medioambiental Murex. La dinámica fue la misma: una introducción de lo que se iba a hacer (algo larga, eso sí, para mi gusto...), y luego, al campo, a ver si había suerte, y se podían ver camaleones. Y sí, vimos varios ejemplares, y pudimos incluso observarlos en la mano del guía, como ustedes pueden ver aquí:

Como les he comentado en otras ocasiones, creo, yo me crié al lado del Observatorio, ya que vivía en la barriada del Parque; mi dormitorio daba a él, y cuando em levantaba por la mañana, y subía la persiana de mi cuarto, lo primero que veía era ese imponente Edificio, majestuoso, señorial... Así que sentí una emoción muy especial este día cuando andaba de noche, a oscuras, por esos matorrales, y me acordaba de cuando era niño y observaba el Observatorio de Marina, mi Observatorio... ¿Cómo iba a imaginar en esos años que, una noche, iba yo a disfrutar de tan delicioso paseo nocturno?... Para mi, ha sido una experiencia emocionante, excepcional...

No quiero dejar pasar la ocación para resaltar un hecho, a mi juicio, interesante: a la primera de las actividades, asistió el segundo jefe del Observatorio, diciendo unas palabras de bienvenida en la charla inicial, y participando como uno más en la posterior observación astronómica; y en la de los camaleones, nos acompañó el mismo jefe... Y en una época en la que políticos y jerifaltes varios son inaccesibles, pues creo que es resaltable esta actitud de unos oficiales de Marina a los que no les importa robar tiempo a la familia para hacer acto de presencia en unas jornadas con los ciudadanos, y participan en ellas con una normalidad a la que, en España, no nos tienen acostumbrados... Chapeau, señores!.

Así que, desde aquí, mi felicitación tanto al Observatorio de Marina de San Fernando, como a las entidades colaboradoras. Y muy orgulloso, oigan, de que en la Isla haya una institución científica de primer nivel, y con un personal tan valioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario