martes, 16 de diciembre de 2014

Esa UCA de nuestras penalidades...

Ya saben ustedes que mi opinión sobre el funcionamiento de la Universidad de Cádiz (en adelante, UCA), no es que no sea buena, no; es, aproximadamente, de menos infinito. No sé cómo funcionan el resto de las universidades españolas (que tampoco es que se salgan, oigan...), pero desde luego el de la UCA es, por decirlo finamente, un auténtico desastre. Y no es que sea de ahora, no; mi primer contacto con este institución data, creo recordar, de finales de los 70 del siglo pasado, y ya lo era. Así que súmenle años de pertinaz incompetencia, y...

Ya tuve la desdicha de escribir en este mismo blog sobre la UCA (pueden refrescarse en: "De la UCA y otros sufrimientos"), en el que narraba un par de mis vicisitudes con esta nefasta entidad. Como verán, la fecha de esa entrada es del 27-10-2011, ó sea, hace ya más de tres años. El equipo rector que rige ahora sus destinos creo que no es el mismo de aquellos entonces... Pero sigue siendo un desastre. Y visto el grado de endogamia y "nefastitud" (sic) al que ha llegado, parece difícil que la UCA tenga arreglo algún siglo de éstos...

Lo último, creo que ya lo sabrán, es el "peculiar" (vamos a dejarlo así...) destino de los dineros que manejaban sus anteriores jerifaltes, del que podrán hacerse una idea más exacta en: http://www.diariodecadiz.es/article/andalucia/1921947/la/uca/justificoacute/gastos/personales/con/las/tarjetas.html 

O sea, que esta gente, universitarios de pro todos ellos, parecen que ven "normal" gastarse el dinero en: tiendas de aeropuerto; bares de copa; restaurantes en días libres; pastelerías;... Ya ven, lo propio de una gestión eficiente, responsable y seria de dineros públicos... Gente, se supone, con carreras universitarias; gente con estudios; gentes de la universidad, en definitiva... Personas, en resumen, que se supone tienen una formación académica adquirida, y por tanto, unos valores morales que les debía de haber llevado a no realizar tal despifarro vergonzoso  y despiadado... Y más, en época de vacas flacas como en la que nos encontramos. Pero, ya saben, el dienro público es de todos, ó sea, "que no es de nadie" (Carmen Calvo dixit...).

Supongo que, preocupados como estaban en comer en el Foster's Hollywood, El Faro, ó el Chato; ó en comprar bombones ó caramelos (ya ven, un gasto justificadísimo...), lo que menos les preocuparía a estos caraduras serían dónde fueron a parar los 35.-€ desembolsados por mi para unas jornadas en las que luego se concede una beca que compensa dicha cantidad... Y que después nadie sabe explicar a quién corresponde devolver, como les cuento en la entrada que arriba les he dicho. Normal, teniendo otras "preocupaciones"...

En fin, pobre universidad de Cádiz, en qué manos ha caido...

1 comentario:

  1. Parece mentira, querido amigo, que estas personas de probada rectirud, sabiduría, títulos y autoridad... sean unos mangantes de mierda, que se comen nuestro dinero en bares y restaurantes y viajecitos varios.
    Pero claro tenemos unas de las peores universidades del mundo, equiparadas a las tercermundistas. Nada como estos centros de saber para ver en su máximo explendor el nepotismo, amiguismo, fraternal enchufe y endogamia.
    Así nos va.

    ResponderEliminar