domingo, 28 de diciembre de 2014

Otra Bodega

Pues estuvimos este viernes visitando las bodegas Willian&Humbert en Jerez. Estando tan cercanas como están, no me he prodigado mucho a mis años en visitar patrimonio tan rico y lindo como son las bodegas, siendo además Cádiz una provincia con muchas ídem, y con vinos de los mejores del mundo, como saben. Es algo que quiero remediar, así que estos próximos años quiere ir visitando las distintas bodegas de Jerez, El Puerto, Sanlúcar, Chiclana, etc. Recordarán que hace un par de meses ya escribí sobre nuestra visita a las del Real Tesoro, que me gustó muchísimo... Y lo mismo digo de ésta, una bodega grandísima (está considerada de las mayores de Europa), que es la que hace el famoso Canasta, por todos conocidos, y en la que te imparten una lección magistral de cómo se extrae el vino de la uva, y de los distintos tipos de vinos que comercializan, y cómo lo consiguen (fino, montilla, dulce, etc).

La visita fue organizada, cómo no, por la Delegación de Turismo y Cultura de los Salseros Invencibles, Departamento de Turismo, Negociado de Viajes, Sección Bodegas... Al frente de la cual, como ya saben, se encuentra el incansable Ignacio (a este hombre le vamos a tener que subir el sueldo)... Los distintos compromisos tanto nacionales como internacionales de los miembros del grupo hicieron que sólo cuatro (Mª Paz, Ignacio, mi esposa y yo)  pudiéramos asistir a la visita, ya que unos estaban actuando por ahí, otros impartiendo sus lecciones magistrales por allá... En fin, lo propio cuando se trata de salseros de tanto arte y prestigio como somos todos y casi cada uno de nosotros (el "casi" es culpa mía, evidentemente...).

La visita comenzó a las doce, y la verdad es que es económica: 7 euros por persona. Incluye una corto espectáculo ecuestre, que aunque breve, llama la atención. Luego se visita ya lo que es la bodega en sí, con miles de toneles allí almacenados, como pueden ustedes ver:


Allí, la guía les hace una completísima exposición de cuándo es la vendimia, los distintos tipos de uva, cómo maduran, de dónde salen los tipos de vino que venden, etc. Una explicación, ya digo, muy amena y completa, en la que además se le pueden hacer las preguntas que uno quiera relacionadas con este tema. Y después, la consabida degustación de distintos vinos de la casa: fino, Canasta, y otro que no recuerdo ahora, acompañado incluso de un paquetito de patatas fritas, todo un detalle, porque ya saben ustedes que tomar vino sólo es... peligroso.

La bodega tiene a su entrada una bonita laguna, con distintas especies de aves, según un acuerdo que tienen con el zoo de Jerez. Un sitio magnífico para hacerse unas fotos de recuerdo...



Y la visita terminó, cómo no, en la Tienda, en la que adquirimos unos Canastas y un moscatel dulce, que es casi el único vino de mi gusto. Y como ya era hora de contentar al estómago con viandas sólidas, atravesamos la carretera, y comimos magníficamente en un restaurante situado a unos pasos del Carrefour Sur, a indicación también de nuestro responsable de eventos, Ignacio (¡este hombre sabe de tó....!). Bueno, bonito y barato, mientras departíamos amigablemente, y comentábamos la visita y otros asuntos mil...

Acabamos la jornada, la maravillosa jornada, de compras en el Área Sur del mismo Jerez, con muchísima gente de aquí para allá, y un lleno cuasi absoluto. Eso sí, con su correspondiente cafelito, a los que se unieron poco después otros amigos salseros, Manolo y Charo, que allí habían ido de compras acompañados de sus hijos. 

Un día encantador e inolvidable, que espero se vuelva a repetir en muchas más ocasiones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario