martes, 27 de enero de 2015

E-TIR

El blog amigo "Diputaneando", del que ya les he hablado en otras ocasiones, ha publicado en los últimos días un par de entradas referentes al E-TIR, que es nada y nada menos, si ustedes no lo saben, el nuevo programa del Servicio Provincial de Recaudación y Gestión Tributaria (en adelante, SPRyGT), de la Diputación de Cádiz, y que parece, según leo, que es un auténtico desastre, y está llevando a la depresión a buena parte del personal de dicho servicio... Para que ustedes se pongan en antecedentes, las dos entras arriba mencionadas son: "El E-TIR les pone los pelos de punta", y "En Recaudación tienen un problema... y grave"...

Como creo que les he contado alguna que otra vez, algo más de la mitad de mi vida laboral en Diputación me la he llevado destinado en el SPRyGT; unos 16 años, aproximadamente... Como además, me cogió aún allí al principio de lo que ahora ha devenido en el E-TIR, algo sé y les puedo contar sobre la situación actual del Servicio, aunque hace ya diez años que, afortunadamente, lo dejé..

Verán: el E-TIR hasta hace no tanto era el "Gadir", algo así como: Gestión Automatizada De Informática y Recaudación, creo recordar... Fui yo quien se inventó ese nombre, ya que se quería que se hiciera referencia a algo propio de Cádiz; por supuesto, y dada que mi relación con los dirigentes de Recaudación de esa época era casi nulo, debido a plantes, desprecios, ignorancias, etc por mi sufridas, casi nadie sabe que el nombrecito fue cosa mía... Esa era una aplicación que venía como "avalada" por el Ministerio de Hacienda, y que en aquellos entonces se nos vendía a los trabajadores del Servicio como el "summum" glorioso que nos iba a situar a la vanguardia tecnológica y recaudatoria no sólo de España, sino del Universo... A mi me metieron en el "equipo" de trabajo que tenía que poner los cimientos para el desarrollo del programa (supongo que porque no sabían qué hacer conmigo...), y nos dieron no sé cuántos tomos de documentación insufrible y farragosa que había que adaptar, línea a línea, y punto a punto, a la realidad de Recaudación en Cádiz. Un peñazo, vamos... Al frente de este macroproyecto pusieron a quien ni tenía formación informática ni conocimientos suficientes para que ese barco llegara a buen puerto, pero que sí estaba muy bien relacionado con las altas instancias, y peloteaba la mar de bien, obviamente. No lo digo yo, el resultado de tan brillante gestión se está comprobando ahora...

Hubo algunas reuniones con dos técnicos que venían de no sé dónde a explicarnos las bondades del GADIR... Y que a mi, he de reconocer, nunca me gustaron ni me causaron buena impresión. No sé, yo les escuchaba y siempre me venía a la cabeza eso de Orwell y 1984: muchas palabras grandilocuentas, muchos vocablos altisonantes, mucho misterio, en definitiva. A todo esto, las reuniones del equipo seguían y siguieron durante muchos meses, pero todo era repasar y repasar y vuelta a repasar tomos, tomos y tomos legislativos. Un día faltaba uno, otro día faltaba otro, pasaban semanas y no había reuniones, en el CENTI se formó otro equipo de desarrollo... Y yo creo que nadie tenía idea de nada... Aunque había, eso sí, todo un flamante "Director del Proyecto Gadir", que ahora parece que no sabía nada y que no quiere saber nada...

Se contrató un equipo de profesionales informáticos de Madrid, creo, en principio perteneciente a una empresa, pero que luego se absorbieron, ó algún lío así, y que estuvieron en las instalaciones de EPICSA bastantes años... Y todo eso aconpañado de un chorrón de dinero, de "viajes" del staff directivo a otras comunidades para ver lo bien que funcionaba el programa en otros sitios, de dietas, de millones de euros, etc, etc, etc... Ante el pasmo y la indignación de los "trabajadores normales" del SPRyGT, que veían la buena vida que llevaban sus jefes, los dineros que se movían... Y que el GADIR, cada vez más, se asemejaba al muñequito de Duracell: y dura, y dura, y dura,...

El aún no final de la historia es el que ustedes pueden leer en Diputaneando: el Gadir es ahora E-tir, aunque sigue sin funcionar; toda esta historia lleva ya más de diez años de desastre y dinero tirado; el inútil Director del proyecto... fue destituido, para luego ser restituido en otro puesto sin que tenga que dar explicaciones de su inutilidad; casi ningún jefe de aquellos entonces está ahora ya en Recaudación, millones de euros desperdiciados en aires de grandeza, gente que ha vivido divinamente con la excusa del Gadir/Etir... Y muchos trabajadores al borde de depresión sin que aquí, como siempre, nadie sepa nada...

España, al fin y al cabo.

3 comentarios:

  1. Esclarecedor y magnífico este post. Felicidades. Mas claro imposible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grosso modo, esa es la historia de un fracaso anunciado, Juanfran... Una historia de vanidades, de ignorancias, de hombres creyéndose dioses,... y de poco mirar por la admninistración pública que les paga. Una vergüenza, en resumen...

      Eliminar
    2. ¡Uahuuu!. Mejor dicho ¡imposible!. ¡Qué descripción! y, ademaás, bien escrito": la historia de un fracaso anunciado, Juanfran... Una historia de vanidades, de ignorancias, de hombres creyéndose dioses,... y de poco mirar por la admninistración pública que les paga. Una vergüenza"

      Eliminar