miércoles, 4 de marzo de 2015

El empleo en Cádiz

Leo esta mañana loco de contento que el paro en la provincia ha bajado en... ¡682 gaditanos!. Albricias, me digo, ya estamos más cerca del pleno empleo... Ya sólo quedan 192.506 desempleados por colocar. O sea...

Verán, les cuento: cuando este domingo vinimos a "disfrutar" del Carnaval en Cádiz (sigan captando la ironía...), llegada la hora el cuerpo pedía su diaria recompensa. Empezamos la ardua tarea de encontrar un sitio donde dar gusto al estómago, pues, y, como deben de imaginar, no resultó nada fácil... Ya se imaginarán ustedes que en la ciudad con más paro ,de la provincia con más paro, de la Comunidad autónoma con más paro, del país con más paro... de Europa, no es nada, pero nada, fácil encontrar un sitio donde sentarse a comer... Porque claro, lo más normal es lo que nos pasó: que todos los bares, restaurantes, chiringuitos, etc estuvieran a tope, y sin mesa libre... En fin, ya les digo: en una ciudad con un treinta y tanto por ciento de paro... nada, lo normal es que todo el mundo tenga el dinero suficente para comer en la calle, ¿no les parece?...

El caso es que, después de varias intentonas, vimos que en una de las Gordas que te da de Comer, ó de las Mariquitas, ó algo así,... vimos, repito,  que aunque las mesas estaban libres, había sitio en la barra; pues nada, entramos, y nos acomodamos allí... Y empezó a pasar el tiempo sin que nadie te atendiera; incluso un grupo de cuatro ó cinco personas que estaban a nuestro lado en la misma barra, se levantaron y marcharon, supongo que hartos también de esperar... Nos dimos cuenta del porqué de tanto espera cuando vimos que ¡una sóla camarera! era la que tenía que atender las cinco ó seis mesas que había, con sus correspondientes comensales, más los clientes que estuviéramos en la barra... Claro, imposible del todo, no da abasto, es normal... El resultado fue el que ustedes pueden imaginar: nos levantamos y nos marchamos... 

Esa mala experiencia está claro que no sólo la hemos sufrido nosotros; estoy seguro que a algunos de ustedes que ahora leen esto, les habrá pasado algo parecido... La "inteligencia" de los empresarios carroñas como es el dueño de este restaurante no sé si llega a los límites normales; porque vamos a ver, listo, ¿qué quieres ahorrarte teniendo a una sóla persona atendiendo?. ¿Pagar menos nóminas para "asín" tener tú más beneficios?. ¿Y cuántos clienets estás perdiendo, tonto del culo, por ese pésimo servicio?. ¿No te viene más a cuenta tener más personal de servicio, y así poder atender a más gente?... En este mismo blog les he hablado ya en otras ocasiones de Antonio de María, el presidente de la Asociación de hosteleros y restaurantes de Cádiz, de cuya boca sólo sale una palabra: dinero, dinero,... Bueno, dos: dinero y pérdidas... ¿El sr. de María no tiene nada que decir de estos empresarios que explotan a sus empleados?. ¿De estos hosteleros que tan mal atienden y tratan a sus clientes?. ...

Como no hay mal que por bien no venga, muy cerca nos encontramos con La Tapería, a unos metros de la Diputación de Cádiz.. Y, oigan todo lo contrario: desde que se entra, están pendientes de usted, con un trato exquisito, un servicio fenomenal, atendiendo rapidísimo, unas tapas ó raciones muy buenas, y un funcionamiento conjunto digno de admirar... Y más viniendo de donde veníamos... Comimos a gustosísimo, cómodos, tranquilos,... Si alguien de La Tapería lee esto, mis felicitaciones por una atención hacia sus clientes tan magnífica...

En resumen: entre bares con un sólo camarero; Días y Lidl con una persona atendiendo a la Caja y al almacén; con hospitales públicos que no contratan a nadie, ó si contratan, lo contratan por horas ó porcentajes de jornada; con empresarios cainitas que sólo piensan en sus beneficios, beneficios, y beneficios; con dirigentes empresariales que sólo piensan en el dinero, dinero, dinero,... A quién sorprende vivir en la ciudad con más paro de la provincia con más paro de la Comunidad autónoma con más paro del país con más paro de Europa...?


No hay comentarios:

Publicar un comentario