lunes, 20 de abril de 2015

Días grises y otros

"Todos los días no pueden ser grises, ni estar llenos de grises"...

Pero... eso es la vida, no?, al fin y al cabo... Días de euforia y optimismo, de comerse el mundo, de reir, de optimismo, de fuerza, de verse a uno como la persona más feliz en la faz de la Tierra...

Y otros, de lluvia incesable, de nubes en el horizonte, de alma helada, de tristezas sin consuelo, de lágrmas incesantes, de negativismo atroz, de considerarse el ser más desgraciado de los que pueblan hoy este planeta...

Porque de todo eso se compone, queramos ó no, la vida. ¿Qué ve uno cuándo, melancólico, mira hacia atrás, hacia ese ser que era él hace diez, quince, treinta años?. ¿Qué piensa hoy de aquél que fue él mismo cuando se ve vivendo aquellos días, a lo peor, de calvario, desde este día soleado, en el que hasta el trinar de los pájaros le dibuja una sonrisa en la boca?. ¿Es feliz hoy?. ¿Lo fue ayer?. En ese ayer nuboso que mal recuerda, ¿era feliz?. ¿Cómo pensaba que sería esa mañana para el que aún quedaba tanto tiempo, y que se ha colado sin embargo antes de lo previsto?. ¿Qué ha sido de esa chica que te dejaba embobado, de ese chico que te hacía palpitar el corazón, de esos amigos con los que compartías, a veces, aburrimiento en las aulas?...

Porque todo eso que viviste en ese ayer brumoso, lejano, oscuro, ha ido moldeando ese hoy ¿feliz? ¿inquietante? desde el que vives una vida que, quizás, no es como la que imaginabas en ese ayer tan ¿inconsciente?... ¿Qué hechas hoy de menos?. ¿De qué te arrepientes?. ¿Qué debiste hacer, y no lo hiciste?. ¿Qué sueños te ilusionaban para el mañana, para despertarte, un día, triste, solitario, pensativo, sin realizarlos?. ¿Qué futuro te planteaste, y ahora lamentas no haber tenido?...

Mira uno hacia atrás, y lamenta tantas cosas, tantos errores cometidos, tantos deseos no satisfechos, tantas vivencias incumplidas... Y le puede, sí, le domina el gris, la pesadumbre, la tristeza, el desasosiego... Recuerdo aquellos amores que nunca lo supieron,  aquellos amigos de los que  perdió el contacto,  esos compañeros con los que pasé tantas horas juntos... ¿Qué fue de tu pandilla de infancia, de tu equipo de fútbol preferido, de tus vivencias pasadas, de tu futuro incumplido?. ¿Qué fue, en fin, de ti...?

No, Rocío, no; no tos los días son grises, ni todos están manchados por algunas brotes de gris. Hay muchos días de alegrías, de esperanzas, de sonrisa casi eterna, de felicidad, quizás, ...Hay muchos días iluminados por el sol, por la luz, por la alegría. Muchos. Y muy buena parte de ellos son gracias a ti, a vosotros, a tu hermano (¡ya te queda menos, campeón!), a tu hermana (¡qué prontito nos vamos a ver!), a tus padres, con los que tantas cosas hacemos,... 

Un beso, preciosa. Ten presente, siempre, lo mucho que te quiero.



No hay comentarios:

Publicar un comentario