jueves, 23 de abril de 2015

Hoy puede ser un buen día...

Pue fíjense que hoy, a lo tonto a lo tonto, se está dando unas de esas confabulaciones galaxianas (sólo comparable a cuando Obama fue elegido presidente americano, y aquí mandaba Zapatero...) que me están alegrando el día. Verán...

Supongo que ya saben que hoy, 23 de abril, es el Día del Libro. y que ya sabrán, por haberlo leído aquí mismo en otras ocasiones, que soy lector empedernido... Soy personas de gustos diversos y aficiones varias; pero, desde siempre, la primera de todas ellas ha sido, y es, la lectura. No me lo han contado, pero imagino que cuando salí del vientre materno, aparecí, no con una barra de pan, sino con un libro en las manos, ni llorando ni gaitas...Leo a diario prensa, revista, libros; "tengo" que leer un buen rato por la noche antes de intentar conciliar el sueño, porque sino no hay forma; leo durante el café mañanero, en el desayuno si no voy acompañado;.. En fin, que siempre me ha pasado igual, desde que tengo uso de razón... Ahora mismo estoy con "Hombres buenos", de Arturo Pérez Reverte, que me está gustando muchísimo; y con la "La Segunda Guerra Mundial, contada para escépticos", de Juan Eslava, que también me está entreteniendo bastante. Les recomiendo vivamente ambos libros...

A tan feliz día, se une que hoy llega mi sobrina inglesa, mi Mari Carmen del alma, a pasar varios días aquí de vacaciones... Aunque waseo de vez en cuando con ella, no la veo desde hace unos meses, creo recordar que fue en las navidades pasadas cuando estuvo por aquí. Y como charlamos de libros, de historia, de guerras, y esas cosas, pues ya tengo ganas de darle mi abrazo de oso, dos besazos de tío pesado, y disfrutar de su compañía... y de la de Rocío y Miguel Angel, claro está, sus hermanos.

Y hoy, por fin, ha sido el día: Martita, ya sabes que te quedas aquí en Cádiz, a hacer tu MIR ganado con lejanía, esfuerzo, y sacrificio, mucho sacrificio... Una comitiva de los Cortés le acompañó desde ayer a Madrid, a ver dónde recalaba el caprichoso destino.. Y como todo trabajo tiene su recompensa, se ha ganado el derecho a estar aquí, en su tierra, con los suyos, y no tener así que hacer las maletas... Así que mi enhorabuena, sobrina, y mis cálidas felicitaciones.

Así que ya ven, una jornada redonda...



No hay comentarios:

Publicar un comentario