miércoles, 6 de mayo de 2015

Avaricia incomprensible

Ya saben, ahí está Rodríguez Rato, el pobrecito, con una fortuna estimada, creo recordar, en veintisiete millones de euros (ó sea, en cristiano, y al cambio, unos cuatro mil quinientos millones de pesetas...), y que no le parecía suficiente, ya que con eso "sólo" llegaba hasta la, creo, cincuenta generación suya de descendientes para que vivieran bien... Y claro, no es plan que la cincuenta generación vaya a pasar necesidades. Un poné...

¿Qué lleva a gente supuestamente inteligente como este hombre: ex-ministro, ex-vicepresidente del gobierno, ex-director del FMI, ex-presidente de Bankia,... a querer seguir acumulando más dinero, y más, y más,... ¿Son felices así?. ¿De verdad?. ¿Ustedes creen?...

Pasan los días, los años, pensando en que ahora tienen 27 (millones); pero que no es suficiente, que deben de llegar a los 30... No, a los 40, mejor... Bueno, 50... Y porqué me voy a conformar con 50, si puedo llegar a...? Yo no sé ustedes, pero yo lo que me pregunto es:¿Alcanzan así la felicidad?. Ese más, más, más,... ¿les deja satisfechos, tranquilos cuando se acuestan por las noches, cuando duermen?... Permitanme dudarlo...

Verán: en mis tiempos mozos, formaba parte de la junta directiva de APA, de la Asociación de Vecinos, de un partido político (el CDS, fíjense si ha llovido...),... Será cuestión de edad, supongo; pero lo que me apetece ahora cada vez más es tener las tardes libres para hacer lo que me venga en gana: salir, tomar un café con los amigos, pasear por esa intransitable y lamentable calle Real de La Isla (qué vamos a hacerle!), ir al cine de vez en cuando (miercoles, generalmente...) Y así...

No puedo imaginarme, sinceramente, pensando en que tengo que aumentar mi fortuna hoy en dos millones más (que, como comprenderán, ni de coña...); y que pasado mañana, a ver si llego a los...; y uy qué buen negocio el que me proponen que me va a permitir sacar... ¡Qué vida más lamentable, por favor!.... 

Mire usted, si yo tuviera la fortuna de estos sujetos llevaría ya años dando vueltas al mundo, viviendo un mes aquí, otro allí, visitando esto, disfrutando de aquello, haciendo tal crucerito... De forma anónima, como uno más, sin que nadie sepa quién soy ni qué fortuna tengo... Viviendo la vida, en fin, y disfrutando de ella...

Así que tienen, ni más ni menos, que lo que se merecen. Por indeseables... Y por tontos, que no tienen otro nombre...

No hay comentarios:

Publicar un comentario