lunes, 11 de mayo de 2015

Buen fin de semana

Estuve este viernes en el Real Teatro de Las Cortes, de La Isla. Cantaba Pasión Vega, de la cual no soy "apasionado" (captan el juego de palabras???) seguidor... pero cantaba su último disco, "Pasión por Cano"; y ahí, sí, me han pillado: soy incondicional de Carlos Cano desde hace ya muchísimos años. Así que allí me colé...

Y debo de decir que fue un gran concierto. El público estuvo entregado desde el inicio; Pasión, disfrutando y simpatíquisima, un encanto... Y la voz, su voz, extraodinaria, todo hay que decirlo. Exceptuando alguna que otra ópera (Verdi, siempre Verdi...), no había ido nunca al Teatro a presenciar ningún concierto. Y tenía mis reservas, la verdad... No sabía si podía ser poco Teatro para tanta música, no sé si me entienden... Pero no, el volumen era el  adecuado, y no tenía uno que taparse los oídos... Así que disfruté, y mucho, de Pasión, de su música, de su voz, del conjunto que la acompañaba (guitarras, piano, batería, violines,...), perfectamente conjuntado con la cantante, y todos en perfecta armonía con ella.

Lo único quer empañó la noche fue el corte de electricidad que hubo en el escenario, durante unos quince minutos aproximadamente, y que rompió la magia y el encanto de esos momentos. He ido ya bastantes veces al Teatro Las Cortes, y es la primera vez que veo algo así... Pero bueno, supongo que hasta en las mejores casas, pasa. Así que dejémoslo pasar...

Y al día siguiente, sábado, con la Asociación de Vecinos Las Palmeras, visita al pueblo de Bonares, cerca de Huelva, a contemplar sus Cruces de Mayo. Me gustaron mucho, es algo sorprendete, que no se espera. No es como los patios de Córdoba, con sus plantas, sus flores, sus aromas. Aquí son capillas decoradas, como pueden ustedes ver en la imagen de la izquierda. Me sigue sorprendiendo la variedad de tradiciones existentes en esta nuestra Andalucía, de muchísimas de las cuales no se tienen ni idea. Aquí hay un ejemplo, un poné... 

Son doce cruces, de las cuales visitamos, no sé, unas siete u ocho. Todas bellamente decoradas, con un trabajo ímprobo de artesanía. Es una fiesta en la que participa masivamente el pueblo, y que incluso está declarada de Interés Turístico Nacional. Debe ser precioso verlas desfilar por las calles de Bonares en sus días grandes Mayo... Eso sí, vaya calor la que hizo este sábado... 

Seguimos con la visita a una Bodega, con su correspondiente degustación, en Bollulos del Condado, y la comida, toda una tradición ya, en el Chocaíto: bueno, bonito, barato, extraordinariamente servido y atendido. Todo un lujo...

En resumen: un entretenido y productivo fin de semana.





2 comentarios:

  1. ¡Qué bien, amigo!. No pierdes el tiempo. Me gusta tu "saber" disfrutar de la vida...

    ResponderEliminar