lunes, 8 de junio de 2015

Mis vecinos

Pues que estuve este jueves de despedida, sí... Como ya les comenté hece unos meses en mi entrada "Nueva etapa con los vecinos", este curso ya finalizado, y después de un año "sabático", retomé mis clases de informática para la Federación de Vecinos de San Fernando; y como las clases acabaron en mayo, el jueves pasado, como les he dicho, nos reunimos en una cafetería a tomar café y unos dulces para despedirnos hasta la próxima temporada...

Este ha sido un curso atípico. Las clases se han impartido en el Centro de Estancia Diurno de UPACE, en la Avda Cornelio Balbo, de San Fernando, y parece que hubo algunos problemillas entre la firma del acuerdo y el acondicionamiento de la sala de informática de dicho centro; total, que entre una cosa y la otra, las clases no pudieron comenzar hasta el mes de enero, en vez de en octubre como hubiera sido lo más normal... El resultado de todo esto es que sólo hemos tenido cinco meses de clase, en vez de los ocho que hubieran sido lo normal...

Me reencontré con un par de alumnos míos de otro años. Y tengo que decir que ha sido un alumnado estupendo, me he sentido comodísimo todo el curso. Las materias impartidas, y dado que de lo que se trata con estos cursos es de dar unas nociones básicas de informáticas, han sido: sistema operativo windows, word, excel, internet,... Siempre con muy poquita teoría, y muchos ejercicios prácticos.

Como ya he comentado en otras ocasiones, no dejo de sentir admiración por estas personas que dedican su, en la mayor parte, escaso tiempo a procurarse una formación que, sea por el motivo que sea, no pudieron tener antes, ó que ya les cogió demasiado mayor para estudiar, como es el caso de informática. La mayor parte son, además, mujeres. Sin comentarios... 

Pasamos un muy buen rato, entre charla distentida, bromas, risas, etc. Y uno se alegra muy mucho cuando escucha decir que qué pena que se han acabado las clases; ó que están deseando que lleguen las nuevas clases; ó que le encantó lo que dimos el último día;... 

Y yo, profesor frustado, "me llena de orgullo y satisfacción" (como dijo aquél...) poder dedicar parte de mi tiempo a tarea tan altruista y beneficiosa. Y sentir el cariño de estos alumnos maduritos de edad, pero jóvenes de espíritu. Así que, cuando pase estos meses estivales, retomaremos estas clases de informática para alumnos tan distinguidos...

Por cierto, me regalaron hasta una cartera. Eso sí, sin billetes dentro... Pero bueno, lo que vale es la intención, verdad?... :-)


No hay comentarios:

Publicar un comentario