lunes, 27 de julio de 2015

Un adiós

Pues empecé un 8 de marzo de 2011, hace ya la friolera de cuatro años, nada menos, este blog.

Han sido 619 entradas, exactamente... Hablando de lo divino y de lo humano, de libros y poesía, de economía y de política, de amigos y enemigos, de amores pasados y deseos no cumplidos...

Sé que cuento con un público fiel que me sigue y me comenta, de cuando en vez y, quizás, menos de lo que me hubiera gustado. Y especialmente, a través de Facebook...

Me queda muchísimo de lo que hablar y opinar, y a diario tengo mil ideas para seguir escribiendo. O sea, que no se me ha acabado, aún, la imaginación...

Pero el cuerpo me pide parar, y no seguir escribiendo aquí... No sé si esto es un para siempre, ó algo temporal, fruto de este caluroso verano que estamos padeciendo... Quizás me estoy haciendo mayor, y un punto de, no sé, ¿desencanto?... se va apoderando de un alma que, reconozco, se está notando cansada y desilusionada. No sé...

Un abrazo para todos. Y, quizás, algún día volvamos a encontrarnos. Gracias por vuestra lectura.


8 comentarios:

  1. Pues sí que te voy a añorar Carlos ya que he aprendido bastante de tí tanto en lo personalmente sobre tus cursos de informática como sobre tus comentarios escritos, que han sido siempre muy ilustrativos para mí. En fín estas calores y nuestros políticos, creo que nos esta enturviando la mente, espero leerte pronto de nuevo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Manolo. Ha sido un placer tenerte como lector fiel del Blog. Quien sabe, quizás algún día lo retome. Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Carlos. Vamos cumpliendo etapas, así que te entiendo perfectamente. A veces es bueno dejar de lado algunas cosas, aunque sea por un tiempo, nos viene bien un descanso y ver las cosas en perspectiva. Este verano nos esta agotando la paciencia a todos, el cuerpo se resiente, vaya que sí, yo también lo estoy padeciendo y estoy hecha unas zorros, por eso tampoco entro en mi blog tanto como querría, ni para dejar cuadros ni casi para nada. La desgana es tremenda, la desilusión igual, el desánimo inmenso, y la ansiedad es la reina y señora la mayoría del tiempo. Y pasa un día, y otro igual, y sabemos que el de mañana será un calco de lo que se ha ido, e incluso podemos dar gracias de que las cosas no empeoren, que pueden hacerlo, y mucho, te lo digo por experiencia pues llevo un año de hospitales (con mi esposo, y la quimio) y de no poder ir a parte alguna, que ni te cuento, y aún tenemos que esta así hasta noviembre. Un año para olvidar, vamos.

    Pero, como digo, creo que son etapas. Estoy convencida de que, a través del Facebook, o cualquier otro medio en el que estés inmerso, vas a seguir compartiendo tus opiniones y todo lo que has ido aprendiendo a lo largo de los años. Te comprendo, pues, y deseo que tengas un buen verano y que si regresas, o si tras el descanso pertinente decides abrir otro blog, hazlo saber, porque seguiremos leyendo tus entradas, estando de acuerdo contigo en casi todo, aunque no siempre comentemos.

    Buen verano y arriba ese ánimo, Carlos, que ni los calores, ni estos políticos mediocres, ni las malditas enfermedades, tendrían que arruinarnos la vida (aunque suelen hacerlo, lástima...)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues muchísimas gracias, Mª Carmen, por tus palabras... Sé y me consta que has sido lectora fiel de este extinto blog, y no sabes cuánto te lo agradezco...

    Espero de corazón que vayan pesando los meses, y tofo vaya mejorando... Me hablas de hospitales, y se me eriza el vello. Que sepas que siempre estaré ahí, insuflando todo el apoyo que necesites, tú y tu familia.
    Ya veremos qué deparará el mañana. Pero tus palabras ayudan, y mucho.

    Gracias, y muchos, muchísimos besos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Carlos, esperemos que todo vaya bien para él, para mi esposo, porque si es así, también irá bien para mí. Digamos que nos ha tocado una lotería a la que no habíamos jugado, y además por partida doble, con dos cánceres, primero una leucemia crónica y ahora un cáncer de cólon. Afortunadamente la medicina ha avanzado mucho, pero no siempre se gana. Yo espero que él sí pueda ganar, al menos unos cuantos años más. Ya veremos qué ocurre. Por lo pronto, aquí seguimos, día tras día, a veces mejor y a casi siempre peor de ánimo, y de todo. Y el calor, encima, ayuda muy poco :) Gracias por tus palabras, eres una gran persona.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  6. Querido amigo Carlos: Hace muchas semanas que no entraba en tu blog. El mismo tiempo que no escribía en el mío. Me he tomado un mes de descanso en Diputaneando y por momentos he sentido el mismo impulso de que tú: Dar un carpetazo al blog.
    Bueno, parece que esta idea se me esta pasando pococo y voy cogiendo ánimos para seguir en la brecha unos meses mas. No sé hasta cuando.
    La noticia del cierre de tu blog ha sido una desagradable sorpresa. Sabes lo mucho que me gusta cómo escribes y los temas sobre los que escribes. Lo siento de verdad.
    Espero que, de alguna u otra manera poder seguirte. Voy a echar de menos.
    Gracias por tus post y el tiempo que ha has dedicado a hablar delo divino y lo humano en estos años.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, querido amigo... Bueno, el tiempo dirá; no te creas que no he estado a punto de volver a escribir, con las cosas que veo, escucho y leo...

      Es cierto, veía que no actualizabas Diputaneando desde hace tiempo, pero dado que eres también viajero, pensé que estarías en uno de tus viajes...

      En fin, seguimos con el café pendiente, la charla relajante y, eso, sí, !opiniones muy coincidentes!

      Eliminar
  7. Querido amigo Carlos: Hace muchas semanas que no entraba en tu blog. El mismo tiempo que no escribía en el mío. Me he tomado un mes de descanso en Diputaneando y por momentos he sentido el mismo impulso de que tú: Dar un carpetazo al blog.
    Bueno, parece que esta idea se me esta pasando pococo y voy cogiendo ánimos para seguir en la brecha unos meses mas. No sé hasta cuando.
    La noticia del cierre de tu blog ha sido una desagradable sorpresa. Sabes lo mucho que me gusta cómo escribes y los temas sobre los que escribes. Lo siento de verdad.
    Espero que, de alguna u otra manera poder seguirte. Voy a echar de menos.
    Gracias por tus post y el tiempo que ha has dedicado a hablar delo divino y lo humano en estos años.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar