martes, 17 de noviembre de 2015

Han vuelto

Han vuelto... 

Han vuelto para causar dolor, rabia, desánimo,...

Han vuelto a golpear, a matar gente inocente, a personas que sólo querían vivir...

Han vuelto, para hacer del odio su razón de ser, del negro su color de futuro, de la desesperanza, su razón de ser...

Han vuelto para crear el caos, para implantar la insensatez, para buscar... ¿el paraíso inexistente?.

Han vuelto, consumidos por la ignorancia, devorados por la incultura, esclavos de sus propios fantasmas...

Han vuelto, sin saber porqué, para llevarse en sus alas ensangrentadas el mañana de hermanos con miles de sueños y esperanzas.

Han vuelto, ellos, los que dicen ser poseedores de la verdad divina, para dar muestras, una vez más, de su intolerancia con el resto del mundo, de su apariencia de humanos tapando al animal que llevan dentro.

Han vuelto, para destrozar el sueño occidental de una vida libre...

Han vuelto, para que nosotros, europeos convencidos, nos hagamos aún más fuertes, para demostrarnos que no hay otra vida que merezca vivirse, que aquí reside, sin duda, el mejor de los mundos posibles...

Han vuelto, locos por descubrir sus vírgenes que no hallarán, sus jardines secos, sus paraísos yermos, sus cielos a los que nunca llegarán.

Han vuelto, para llenar de sangre mi alma, de lágrimas mis ojos, de pena el corazón...

(A Francia. Yo soy estos días, francés).





No hay comentarios:

Publicar un comentario