domingo, 20 de diciembre de 2015

De tontos y hostelería

Decía hace poco Paco Jemez, magnífico entrenador de fútbol del Rayo Vallecano (a pesar de la goleada que hoy le ha infringido el Real Madrid...), que "en todos lados hay tontos"...

"Teófila Martínez ha acabado con el ocio nocturno en Cádiz. Se ha preocupado sólo de sus votantes, de gente mayor que a las diez de la noche lo único que quiere es escuchar a los gorriones roncando y no se da cuenta de que tantas restricciones hacen mucho daño a la hostelería, porque igual que la gente tiene derecho a su descanso nosotros lo tenemos a crear empleo"... 

Ea, ya tienen ustedes al tonto de la hostelería de Cádiz... Javier se llama el borrico, y es propietario (hoy en día cualquiera, repito, "cualquiera" puede tener un negocio. Qué pena!), de la Hamburguesería Mellis... Fíjeese las perlas del sujeto: "Teófila Martínez... sólo se ha preocupado de sus votantes"..."gente mayor que a las diez de la noche lo único que quiere es escuchar a los gorriones roncando"... "tantas restricciones hacen mucho daño a la hostelería"... "igual que la gente tiene derecho a su descanso nosotros lo tenemos a crear empleo"... En fin, un batiburrillo de cosas de este ignorante, que mezcla el (obligado) respeto al descanso de los vecinos... con que él se llene los bolsillos... 

Como es de suponer, el sr. D. Antonio de María, presidente de Lloreca, la patronal de la hostelería de Cádiz, no saldrá a desmentir a este analfabeto, ya que él opina lo mismo, exactamente lo mismo: que por encima del descanso de los vecinos, está el derecho a ganar dinero de los comerciantes. Y que si éstos, a las tres de la mañana, tienen el volumen de la música de su local a toda pastilla, que los vecinos se jodan, y se vayan a vivir a otro sitio... Los imbéciles, añadirán...

Esto es España, señores, donde la educación brilla por su ausencia, y la cultura, por su inexistencia. Donde cualquier borrico y analfabeto "cree" que él tiene todo el derecho del mundo a ganarse la vida, aunque sea jodiendo a los que le rodean. Donde "viva yo caliente, y ríase la gente" (Quevedo dixit)... Y donde cualquiera, vuelvo a repetir, "cualquiera" puede ser dueño de una hambuguesería; aquí tienen a Javier, por ejemplo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario