viernes, 8 de enero de 2016

Esperanza

Escribe mi querida amiga y bloguera, Mª Carmen Polo ("Vida y Sendero"), en mi anterior entrada "Un nuevo año", unas palabras que me hacen reflexionar:

"Mi lema para este año es Esperanza. Esperanza, poder dedicarme un poquito más a mí misma, a mis pinturas, mis cosillas, ...

"Tengo Esperanza de una tregua, una pequeña tregua que nos permita respirar un poco, que me permita respirar un poquito."

Esperanza... La he leído, y me he dicho: "Hum... Bonita palabra". Se define esperanza como: "Confianza en que ocurrirá o se logrará lo que se desea", nada menos. Así que, ¿qué sería de nosotros, de los seres humanos, si careciéramos de esa posibilidad?. ¿No creen que en el complejo mecanismo que nos define, nada sería igual si no pudiéramos, como seres reflexivos que somos, tener la posibilidad de confiar que, próximamente, las cosas nos irán mejor?. ¿Podríamos, sinceramente, vivir sin tener la "esperanza" de que, ante un mal año, la vida que nos espera no va a ser mejor?...

Necesitamos, como el comer, como el beber, tener siempre esperanza... Esperanza en un año mejor que el anterior; esperanza en un futuro mejor para nuestros hijos; esperanzas de que las cosas, ya, no pueden empeorar, por lo que sólo cabe margen de mejora; esperanza en un planeta limpio, sin contaminación; esperanza en un mundo sin guerra, en el que el diálogo de verdad sirva para evitar las guerras; esperanza en que haya trabajo para todos; esperanza en un mundo cada vez más libre, más igualitario, más justo; esperanza en que mejore la educación, la sanidad, los servicios sociales; esperanza en unos gobernantes sensatos, honrados, capaces; esperanza en el prójimo, en el vecino, en hacer nuevos y más amigos; esperanza en mejorar, aún, un poquito...

Así abrimos, Mª Carmen, este nuevo año; y así vivimos estos primeros días del 2016. Anhelando y deseando; rogando (quien crea...), ó pidiendo (para los escèpticos); queriendo un año de tregua, unos meses de tranquilidad, unas semanas de felicidad. Y, si es posible, unos días de paz y de amor... 

Con la esperanza, eso sí, de que los días se prolonguen el año entero. Por supuesto que sí...

1 comentario:

  1. Ojalá que así sea, Carlos, ojalá que sí :)

    Un abrazo y buen domingo.

    ResponderEliminar