miércoles, 20 de enero de 2016

La vida es evolucionar

Es curioso como, en muchas ocasiones, un hecho fortuito, triste y doloroso, nos hace recapacitar, meditar, y, quizás, trastocarnos las ideas y creencias de tal forma que, a partir de ese momento, pensamos ó actuamos de forma totalmente diferente a como pensábamos ó actuábamos "antes de...".

Si ustedes recuerdan, hace ya casi dos años y medio, la entonces Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, tuvo un gravísimo accidente de moto, que incluso hizo temer por su vida... En aquellos entonces, esta señora era de la línea dura del PP, de esa derecha rancia y caduca que tanto daño ha hecho a este país: defensora de la sanidad privada; mandaba a la Policía a moler a palos a quien osara manifestarse;... En fin, todo un dechado de virtudes...

De aquella desgracia (que incluso levantó un apasionado debate en las redes sociales (ver mi entrada "Debate moral"...)) se recuperó, afortunadamente. Y bastante, creo, ha influido ese golpe dramático en las actuales posiciones políticas de Cristina Cifuentes, actual presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid. Lean sino el artículo de ABC "La Comunidad de Madrid negocia limitar mandatos, listas abiertas y eliminar aforamientos", en los que ella propugna, por ejemplo: eliminar los aforamientos para los diputados: limitar el mandato del presidente autonómico y sus consejeros a un máximo de dos legislaturas; reducir el número de diputados regionales de la Asamblea, ahora 129; restringir el régimen de incompatibilidades para evitar que alcaldes o ediles madrileños sean al mismo tiempo diputados regionales; ...

Es decir, propuestas que yo creo que todos firmamos, con las que estamos muy de acuerdo, que se llevan años proponiendo por parte de la ciudadanía normal, y que, reconozcámoslo, parecen más bien propuestas "izquierdistas"... Y más sorprendente aún sabiendo de quien viene, dado como era esta señora hace no tanto tiempo...

Creo, sinceramente, que habrá que seguir atentamente en los próximos tiempos el devenir político de Cristina Cifuentes, que me parece ahora una política sensata y más centrada, más adaptada a estos nuevos tiempos que corren... Todo esto dicho, naturalmente, sin vivir en Madrid, y sin, por tanto, ser testigo más directo de lo que pueden ser sus actos y obras diarias. Que nunca se sabe..

Así que en este caso, creo que se puede afirmar sin ninguna duda aquello de "no hay mal que por bien...".


No hay comentarios:

Publicar un comentario