martes, 16 de febrero de 2016

Basta ya!

Lo de la corrupción del PP empieza a pasar de castaño-oscuro, como suele decirse por estos lares... Que vuelvan a salir ahora las cosas que ya salieron hace varios años (sin que se hubiera solucionado...), aparte del caso Bárcenas, ahondando en el tema de comisiones ocultas y dineros desviados para el partido, y que nuestro sr presidente del gobierno en funciones siga, como siempre, dubitativo, sin tomar decisiones, mirando al cielo mientras espera, parece,  la inspiración divina, suena ya a desvergüenza política... Que este señor haga teatro malo con ese basta ya, para a continuación "blindar" en el Senado a la Rita Barberá, acosada en Valencia también por casos de corrupción, es ya no sólo tomar por tontos a los españoles, sino encima reírse en sus (nuestras) caras...

Miren ustedes, hablemos claro: si, por ejemplo, Esperanza Aguirre, como ella afirma, no tenía idea de lo que hacían a su alrededor sus colaboradores y altos cargos, entonces habrá que decirle: "Usted es tonta, señora"... Y lo mismo es aplicable a Rita Barberá... A ver si se enteran de una vez: se puede ser culpable por acción (por haber trincado directamente...), ó.por omisión (no haberse enterado de nada...). En el primer caso, se es un ladrón; en el segundo, se es un incompetente... Señoras, ustedes mismas...

En el primer caso, si ustedes han metido la mano, está claro que no eran las personas adecuadas para ocupar los importantes cargos que han ocupado; en el segundo, si a causa de su ineptitud no se han enterado de que sus colaboradores "trincaban" como míseros rateros... pues también está claro que no eran las personas adecuadas para ocupar los puestos que han ocupado... Ahora, si prefieren pasar por tontas antes que por ladronas, pues miren... Ustedes mismas...

Y a Mariano Rajoy también hay que decirle unas cuantas cositas: ¡vaya ojo clínico, caballero, tiene usted para elegir a sus colaboradores!. Porque es que encima le han pillado elogiando a gentuza a los que se ha cogido metiendo la mano donde no debían... Y, digo yo, algo de culpa habrá también tenido usted en la selección de tanto golfo para llevar los asuntos públicos de este país, no?. Así que déjese, Mr. Tancredo, de deshojar margaritas imaginarias, por Dios, que no está usted ahí para dudar, para esperar que la solución apararezca milagrosamente de la nada, ó que el tiempo vaya pasando, y la gente se olvide... Tome decisiones, aunque le cueste (que está claro que le cuesta...), porque si no lo hace tendremos que empezar a pensar que usted también... ha trincado. Y siendo gravísimo todo lo que está saliendo a la luz pública, no me puedo imaginar si se demuestra que usted, todo un Presidente del Gobierno de España en funciones, calla porque... En fin, dejémoslo ahí...

¿Y después se quedan pasmados porque la gente no le vota?...




No hay comentarios:

Publicar un comentario