lunes, 16 de mayo de 2016

Seseña

Lo del incendio que desde hace días está arrasando el gigantesco depósito de neumáticos usados de Seseña, en Toledo, es, una vez más, la demostración palpable de la gran desvergüenza nacional...

Leen ustedes, por ejemplo, el reportaje de El País, "Historia de una desidia", y verán reflejados en él lo peor de lo peor de esta España profunda: un depósito ilegal, pero del que todos se desentienden, y nadie quiere saber nada; hay un dueño de la parcela, y otro del vertedero; empieza en un municipio, pero se va agrandando tanto que invade otra localidad, y hasta otra comunidad Autónoma; políticos mirando para otro lado, se supone que por aquello de "dinero en mano", corazón que no siente...; funcionarios que "constatan", parece,  que a ellos no les afecta; sentencias incumplidas; empresas con procedimientos mafiosos metidas por enmedio;... En fin, la España profunda...

El caso es que el vertedero, ilegal, con sentencia y todo, allí llevaba años ha... La comunidad de Castilla-La Mancha, que es la competente, como todas las Comunidades autónomas, en materia de medio ambiente, pues parece que todo lo dejó en manos de un pequeño municipio, como es Seseña, para que éste allá se la apañara como buenamente pudiera... Hay que recordar que presidente de esa Comunidad fue, durante bastantes años, el ínclito Bono, que tanto se la de de buen gestor, y tantos consejos da siempre que habla; y creo recordar, también, que si algo excede la competencia de dos ó mas comunidades autónomas, el asunto pasa a ser competencia del gobierno nacional... O no?... Pues aquí nadie quería saber nada, todos cruzados de brazo, silbando y mirando el cielo,... Hasta que ha pasado lo que todo el mundo, menos estos inútiles, sabían que iba a pasar... Y ahora, deprisa y corriendo, a mantener reuniones, a poner cara de indignados, el grito en el cielo, ... Y los vecinos de los alrededores, que se jodan...

Esta desgracia no es algo de mala suerte, no.. Esto es otro ejemplo, otro más, del desinterés de los dirigentes de este país por hacer las cosas bien; un desinterés palpable, evidente, que deja aún más claro que aquí la única preocupación es cobrar la nómina a final de mes, y si puedo llenarme los bolsillos, pues miel sobre hojuelas... Aquí muchas reuniones, muchas comisiones, muchos planes antiincendios, antimaremotos, antiterromotos,... Pero cuando pase algo, que siempre pasa, pues ya se ve: con el culo al aire... Porque hay desgana, desinterés, pereza, flojera,... Y uno se asusta más cuando luego comprueba la de licenciados, catedráticos, expertos, ... que pululan alrededor de todo esto, que como ya he comentado en este mismo blog en otras ocasiones, ¡vaya tela con la formación que imparte la universidad española!, visto lo visto...

En fin, que cuántos Seseñas nos quedarán todavía por ver...y por lamentarnos.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Así es Carlos, mucho desinterés es lo tienen. Pocas ganas de soluciones y mucho menos de ponerse de acuerdo unos con otros para alcanzarlas. Todo les da igual menos que les toquen sus sueldos y sus dietas. Vergüenza de gente egoísta y parasitaria.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Leonor, gracias por tu comentario. Esto es un desastre, este país no se va a levantar en la vida. Hay desinterés, desgana, aburrimiento, egoísmo,... Será cuestión de edad, pero veo no ya un futuro, sino un presente negro como el humo de este incendio... Saludos.

      Eliminar