miércoles, 8 de junio de 2016

Un día cualquiera

... Y veo a los niños, pequeños, ingenuos, infantiles, correr de la mano de su madre, no vayan a llegar tarde al colegio; y al jubilado, satisfecho, tomarse su cafelito mañanero, ¡qué poco se necesita para ser feliz!, y la joven, aún soñolienta, mirando despistada aún a la calle, melancólica, casi triste, a la que se adivina cómo se le va volando la imaginación pensando en lo bien y calentita que ella estaba en la cama..; y el hombre del maletín, siempre hay un hombre con maletín, andando sin prisa, con cara de pocos amigos a quien se cruza con él, al que se le hace la boca agua cuando se le viene a su mente cuadriculada la de broncas que va a soltar hoy, a él le van a venir con cuentos, a ver si el mundo espabila...

Y el sol que se derrama en esta nueva mañana, qué calor a estas horas tempraneras; y aquellos pájaros que alegran con sus vuelos el cielo; y ese conductor acelerado ¡que se va a matar...! por no llegar tarde; y las dos mujeres, cómplices,  inmersas en sus cuitas y sus cosas, gesticulando sonrientes mientras se acompañan a estas horas intempestivas; y las olas que, supongo, mueren calmosas en la orilla de la Caleta, ahí mismo, casi al alcance de mi mano..

Llega el nuevo día que nos hace romper una hoja más del calendario; la nueva mañana, que no sabemos qué dichas ó desgracias puede traernos; las primeras horas  del alba a las que cantaba, melancólico, Aute, hace ya tantos años...; el murmullo in crescendo  a medida que la gente se va incorporando a su trabajo; las risas y las voces, los bostezos y las quejas, los ojos soñolientos, el calor que se desparrama, la imaginación que vuela, y vuela, y vuela,...

Y tú, Leonor, ves apenada  una "alfombra blanca hecha de flores de jazmín que el levante ha descolgado"... Y te imagino abrumada en la tristeza, recién despertada de tus sueños justos, perdida en tu jardín de flores tan hermosas, pensando, algo melancólica que "así es la vida, en cualquier momento y sin que se pueda evitar, se acaba. Os invito a vivir cada día intensamente no vaya a venir un mal viento y nos deje sin alcanzar nuestros sueños"...

Buenos días, amiga...

4 comentarios:

  1. Qué forma tan bonita de empezar un nuevo día. Anima a convivir, contemplando el lado amable del difícil mundo que nos hemos fabricado.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Carlos. Es un honor que me menciones en tu blog y de una forma tan cariñosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Te leí en el Facebook, amiga, y me vinieron las palabras. Gracias ti.

    ResponderEliminar