lunes, 20 de junio de 2016

Estupendo Domingo

Y sí, que miren ustedes, que al final, cuando a uno ya desde arriba le están saludando con la manita, y uno ve, en su interior, que bueno, quillo, que hasta aquí llegamos, que parece mentira, si fue sólo antes de ayer cuando uno iba casi en pantalón corto de la manita de tu madre... Pues que al final, digo, eso es lo que te vas a llevar al más allá... O casi..

Próximo el final del curso salsero, curso que por cierto ha sido más corto esta temporada que otros años debido a un muy feliz acontecimiento (felicidades, mamá...), nos hemos vuelto a reunir en el precioso campo chiclanero de Manolo todo el grupo de Salseros. Ahí nos ven, en la merienda, con el selfie hecho con el brazo-selfie de la profe, Mª José (ni palo ni ná...). Hizo calor, sí, pero no fue tampoco un día excesivamente caluroso; y siempre estaba ahí la piscina para darse un chapuzón..

Fue una jornada gratísima, de muy buena convivencia, con una nueva Salserita que se une al grupo, Luna, la más jovencita, que de aquí a unos años ya nos estará, seguro, dando más de una clase (y de dos...). Son ya, más ó menos, como unos siete años los que llevamos juntos, con nuestras risas, nuestro cachondeo, nuestras ganas de vivir, nuestras clases, chácharas, bromas, charlas, convites... Y todo ello, mientras aprendemos (bueno, se intenta...) nuevos pasos de baile, nuevas coreografías, nuevos movimientos,...

Hace años cambiamos de ubicación, a la sede social de la AA.VV San Quintín, donde ustedes nos encontrarán los lunes de 8,30 a 10 de la tarde en tiempo primaveral; y de 8 a 9'30 cuando hace más fresquito... Y, sí, lo que ustedes pueden ver en la foto son las mismas caras que pueden ver en el baile: de felicidad. Porque , lo pasamos muy, muy bien.

Disfrutamos en la comida de variedad y cantidad: filetitos, ensaladilla, marisquito, tortilla, pimientos, ... Todo un típico menú veraniego con el que pasar un rato estupendo y animado. No faltó, por supuesto, el cafelito y los dulces, ya por la tarde... Ni, faltaría más, unos cuantos bailecitos para animar aún más tan magnífica jornada dominguera...

Y pasan los años, las estaciones, los veranos, los hechos y el tiempo... Pero seguimos conservando el buen humor, el cariño, las ganas, la ilusión... Por bailar, sí; pero también por vernos, compartir momentos, experiencias, alegrías...

Ahí los ves, a todos, a esos héroes anónimos que te hacen la vida mejor; que hacen de tu vida todo un momento mágico...

Gracias a los anfitriones, Charo y Manolo, que ponen su segunda casa a nuestra disposición; a la jefe, Mª José, andaluza de quitar el sentío, que lleva siempre su buen humor por bandera; a Mª Paz e Ignacio, sin los cuales sería imposible la existencia de este grupo; a los papás de la "niña", Elisa y Paco, que forman ya parte de este indisoluble grupo; a la secretaria, Laura, pendiente de recordarnos las horas que quedan para volvernos a ver; a mi esposa, Ali, claro, que disfruta como nadie del baile;... Y bienvenida a Lunita, que con sólo unos meses ya forma parte de todos nosotros...

Os queremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario