jueves, 21 de julio de 2016

Y sigue, y sigue...

Y no, que nada, que nos seguirán matando como a conejos, indiscriminadamente, sin distinguir adultos de niños, jóvenes ó mayores, culpables ó inocentes; viviendo con las comodidades de ese mundo occidental que tanto detestan, pero con sus tradiciones arcaicas, y sin asomo ni intención de integrarse; tratando a las mujeres como animales de carga, pero pidiendo "respeto", a nosotros, que somos los únicos que practicamos ese respeto que ellos nos exigen, sin embargo; asumiendo sus costumbres cuando se va allí, a Oriente... sin que haya la debida proporcionalidad cuando son ellos los que viven ó viajan acá...

Y encima martirizándonos, culpabilizándonos, casi gritando que nos merecemos que nos maten, que nos suiciden, que no nos respeten como aquí sí se hace con ellos... Que malos somos, los occidentales, los europeos, digo, que les dejamos que vengan, que se asienten, que vivan, que trabajen... con sus costumbres, sus creencias, sus mezquitas, su... todo. Sin que ellos tengan que hacer nada, sino vivir aquí como vivían allí, pero con más calidad de vida, claro; pero no es bastante, no, parece... Porque lo que quieren es que nosotros nos adaptemos a ellos, que nuestras mujeres se cubran, que quitemos nuestras iglesias y pongamos sus mezquitas, que los hombres paseen en mangas de camisa, fresquitos, mientras ellas carguen con "sus" hijos y que sólo se les vea los ojos; porque, ah, son "sus" costumbres, claro... Las nuestras, las ganadas durante cientos de años de lucha, las que ha conseguido un mundo moderno y libre, esas hay que abolirlas, porque se vive mejor, parece, rezando no sé cuántas veces al día, reuniéndose los hombres sólo entre sí, y tratando, pues eso, a las mujeres como esclavas...

Y si nos matan, y si nos persiguen, y si nos insultan... pues hare krina, hare krina, ofrezcamos una rosa, un beso, una flor, un abrazo a quien destruye, sin conciencia, cientos y miles de vidas, cantemos el Imagine de Lenon, perdonémoslos, eso sí, porque no saben lo que hacen, pobrecitos, que es que con el trato que les damos... Y ahora, estudiemos el porqué nos matan, que alguna razón habrá, que algo, seguro, estaremos haciendo mal... Que sí, que se les está ofreciendo trabajo, hogar, comodidad, centros comerciales, que se les respeta que vivan aquí como si estuvieran allí,.... Pero que si atentan es por algo, que es nuestra culpa, que es seguro que algo estamos haciendo mal...

Aunque allí, en sus sociedades tan occidentales, nosotros, los que sean cristianos, no puedan levantar iglesias, ni ellas puedan vestir pantalón corto ó minifalda, ó no puedan salir solas, ó deban cubrirse la cabeza "por respeto", ó deben buscar tretas ridículas para intentar ligar, ó...

Si es que, a ver si nos damos cuenta de una vez, algo estamos haciendo mal... Seguro.

3 comentarios:

  1. Hola, Carlos. Perdona, he visto tu comentario en mi entrada pero he estado trasteando en la configuración y me mandado al limbo todos los comentarios que me habían dejado en ese post y en los anteriores :( Bueno, esta vez he estado casi todo el tiempo en el hospital con mis padres. A veces me escapaba un ratito y por eso he podido pasear y hacer algunas fotos con el móvil. Ni siquiera me llevé la cámara porque sabía que no tendría mucho tiempo. No obstante, el tiempo que he podido disfrutar de Cádiz ha sido estupendo y me he quedado con ganas de más. Mi madre sigue en el hospital y ahora es Lola la que se encarga de ellos. En fin, no sé cuándo volveré pero seguro que nos encontramos aunque sea por la calle.
    Espero que tú, tu esposa y familia estéis muy bien y disfrutando del verano.

    ¡Cuidate mucho! :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Mª Carmen. Pues estamos disfrutando de los últimos días de permiso, con muchísima calor, pero bien.

    Mis deseos de que todo mejore. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Mª Carmen. Pues estamos disfrutando de los últimos días de permiso, con muchísima calor, pero bien.

    Mis deseos de que todo mejore. Besos.

    ResponderEliminar