miércoles, 13 de julio de 2016

Yo no soy Messi

No, yo no soy Messi. Yo pago, con harto dolor de mi corazón (y de mi bolsillo...) mis impuestos.

Yo no tengo un equipo de abogados, economistas, asesores fiscales, que me asesoren sobre cómo debo de defraudar dinero.

Ni gano no sé cuántos miles de millones de euros por dar patadas a un balón (ni por no dar patadas; aunque todo es cuestión de pensarselo...).

Ni ingreso otra burarda de millones por hacer publicidad de unas patatas fritas (tampoco me lo han propuesto, dicho sea de paso...).

No, yo no soy Messi. Pero, este qué cachondeo es?. Messi será un genio dentro del campo, quizás el mejor futbolista de la historia, el ídolo de millones de personas en el mundo. Pero todo eso a lo que le obliga es a intentar ser un ejemplo, y no un delincuente; alguien a quien admirar por lo conseguido, y no un sinvergüenza; una persona que marque el camino a seguir, y no un tipejo que, ganando lo que gana, intenta engañar al resto de los españoles.

No, yo no soy Messi. Ni por lo que gano, ni por lo que escondo. Ni por mis cuentas corrientes, ni por lo que oculto. Mi nómina está clara como el agua para los inspectores, y ahí no hay nada que se escape. Ya sabíamos que este país deja mucho que desear en muchos aspectos; pero, ¿nos estamos convirtiendo en carajotes también?... Aquellos que presumen de ser Messi, que están de acuerdo, ¿en defraudar?. O sólo manifiestan un deseo: no lo hacen... porque no pueden...

No, yo no soy Messi. Yo no soy un señor que invierto  millones en mantener a un equipo de juristas para que "oculten" mis beneficios. Yo aporto lo que puedo al mantenimiento de hospitales necesarios, colegios necesarios, y centros sociales necesarios. No me confundan con quien, siendo multimillonario, no está dispuesto a mantener una mínima solidaridad con los muchos necesitados de este país. Por favor. Yo pago mis impuestos, y ayudo en lo que puedo al que poco ó nada tiene.

Porque España no necesita a Messi; necesita médicos, enfermeras, especialistas, profesores, matronas, asistentes sociales, .... Y para eso, quien tiene más, debe aportar más. Así que dejémonos de pamplinas. Repito: yo NO soy Messi.


No hay comentarios:

Publicar un comentario