jueves, 25 de agosto de 2016

El medallero olímpico

Como ustedes ya saben, este domingo pasado acabaron los Juegos Olímpicos de Brasil, en los que España ha obtenido un total de 17 medallas, un "éxito" según los dirigentes deportivos españoles. Vivir para ver...

España ha quedado oficialmente en el puesto 14, al contabilizarse en primer lugar las medallas de oro, 7 en nuestro caso... En orden al número total de medallas obtenidas, España queda en el puesto como cuatro puestos más abajo.

El caso es que si ustedes miran el medallero, verán que, por ejemplo, Alemania está con 42 medallas, al igual que Francia; Italia, 28; y para qué mencionar el Reino Unido, que con sus 67 medallas ocupa el segundo lugar del mencionado  ranking olímpico... Hablo de países de nuestro entorno, europeos, con los que hay que hacer la comparación, por modo de vida, costumbres, economía, etc... Como pueden comprobar, ni punto de comparación, claro; a pesar de lo cual, los dirigentes deportivos españoles hablan de "éxito". Ya me dirán qué capacidad tienen tales dirigentes...

Pero es que la sangría aún puede hacerse mayor: Hungría, por ejemplo, cuyo PIB me parece a mi que bien poco tiene que ver con el español, se ha llevado 15 medallas; ó sea, dos menos... Y Kazajistán, que yo tendría que mirar el mapa para ver exactamente dónde está, 17 medallas también... Y para qué mencionar Azerbaiyán, cuyo nivel de vida no creo que ande muy parejo con el de este país, con 18 medallas, una más...

Por no hablar de las 19 de Brasil, país anfitrión; o las 19 también de Países Bajos; ó incluso las 13 de Kenia, un país, como sabemos, desarrolladísimo, y una potencia económica entre las potencias... Porque si hablamos de las 19 de Nueva Zelanda, directamente nos ponemos a llorar...

En fin, que con esta gente al frente del deporte español, tan ambiciosos, nos tendremos que dar con un canto en los dientes. Porque reconociendo el mérito de los deportistas españoles, y el trabajo que lleva el poder conseguir una medalla olímpica, parece bastante obvio que, por su potencial, España no ocupa el lugar que debería de ocupar. Y que en vez de tanto golpe en el pecho como se están dando, hay bastantes cosas que cambiar aquí para que España no obtenga sólo 17 medallas en los próximos Juegos, sino que pueda competir de tú a tú con Francia ó Italia, que deberían de ser nuestros referentes; y no Kazajistán ó Azerbaiyán, con todos los respetos...

Tres cosas creo que merece la pena destacar de estos Juegos brasileños:

1. El esfuerzo titánico de un Rafael Nadal, que sigue siendo un ejemplo vivo de lo que es un deportista con todas sus letras.

2. La decepción de Garbiñe Muguruza, una tenista con un talento innato, pero que si sigue así está destinada a acabar en la mediocridad. El talento, Garbiñe, sin lucha sin esfuerzo, no sirve para nada. Tenistas con talento hay doscientos mil en el circuito; así que hay que poner algo más en la pista... Y ese pasotismo que denotas en muchísimos partidos no es nada, nada bueno...

3. La primera medalla olímpica obtenida por las chicas del baloncesto, mi debilidad, como ya les he dicho en otras ocasiones. Medalla de plata, nada menos; ante unos EE.UU que hoy por hoy, hay que reconocerlo, están en otro nivel, varios escalones muy por encima... Lo cual no resta ni un ápice de mérito a las jugadoras españolas, equipo, equipazo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario