lunes, 22 de agosto de 2016

Las leyes y los españoles



Viernes, 18,30, aproximadamente, playa de Camposoto. Nos sorprende al llegar, ver que las banderas son las rojas, porque aunque hace algo de viento, no creemos que sea para tanto... Pero sí, el mar está agitado, revuelto, con mucho movimiento de agua. 

Ya saben ustedes lo que significa la bandera roja: peligro, prohibido el baño; no hay que ser licenciado en signos playeros para eso... Hay poca gente bañándose, sí; pero poca gente no significa "nadie", claro... O sea, fíjense el detalle: la bandera señala que está prohibido el baño: pero hay gente "bañándose"... En fin...

Lo del españolito con las leyes es digno de estudios psicológicos. Qué le gusta a los naturales de este país incumplir las normas; con eso de "yo soy español, español, español,....", basta con que haya una ley que nos diga que hay que hacer esto... para tomar carrerilla, alehop... y pasárnosla por la entrepierna. Así que entre unos ciudadanos a los que les digusta cumplir la ley; y unas autoridades que se niegan, en su mayoría, a hacerlas cumplir, porque es "impopular, y no me van a votar" (?)... pues así estamos, en un país de pandereta, con una convivencia cada vez más difícil, y acercándonos imparables al tercer mundo, mal que nos pese.

En el caso que les comento, y dado el peligro que supone para todos (tanto de las personas "normales" que disfrutan de la playa; como de los mismos socorristas...) que se haga caso omiso de la señalización, "quien corresponda" (sic) lo tiene bastante fácil: policía local a pie de orilla, esperando con bolígrafo y bloc de denuncias en la mano a que el "atrevido", "inconsciente" y diría que hasta "delincuente" (pues se está saltando conscientemente una norma...) termine su relajante baño, y salga... Y en ese mismito momento, se le multa con, no sé, doscientos euros,para "recordarle" que la bandera está roja, y lo que eso significa... Verán como a medida que se va multando y extendiendo el rumor de que se está multando, la gente va tomando consciencia de lo peligroso que es bañarse cuando está prohibido, por varias razones, entre ellas la pecuniaria... Y de paso, se presta una ayuda que será bien recibida, sin duda,  por las arcas municipales...

¿A que no se hará?... Pues claro que no, hombre; si aquí se vive estupendamente: unos incumpliendo las leyes (ó, al menos, las que no me gustan...), y otros haciendo la vista gorda. ¡Dabuti!...

2 comentarios:

  1. Pues así estamos, sí. Hace unas semanas, creo recordar, hubo dos ahogados en esa playa, ¿verdad? No sé si eran españoles o extranjeros, que estos también se las traen, y tampoco sé si la bandera estaba roja y ellos se la pasaron por el forro, pero la cuenta es que ahora hay dos familias destrozadas por la inconsciencia de dos personas que pensaron que eso no iba con ellos, que las cosas siempre les pasan a los demás, pero no a nosotros. Hasta que nos pasan.

    Y estoy de acuerdo contigo, o multa o más drástico aún, el socorrista no se mete en el agua y allá se las componga el bañista atrevido. Y que luego no vengan con reclamaciones ni él ni los familiares. Pero claro, ni lo uno ni lo otro, que como bien dices, esto es jauja.

    ¡Buen comienzo de semana, Carlos!

    ResponderEliminar
  2. Sí, Mª Carmen, los dos fallecidos eran de San Fernando, o sea, sabedores del peligro de esa playa, y que se metieron con la bandeja roja ondeando... Pero ya sabes: yo soy español, español, español,...

    ResponderEliminar