miércoles, 17 de agosto de 2016

Unas campeonas!

Pues nada, que se los tengo dicho; pero como no me hacen ni caso, seguro que se lo están perdiendo...

Unas cuantas entradas llevo ya hablándoles de estas campeonísimas, de la selección femenina de baloncesto; están, cómo no, compitiendo en los Juegos Olímpicos de Brasil, Y vaya si compiten: ayer mismo, se han clasificado para jugar las semifinales (mañana, ante Serbia); todo un éxito, ya que hasta ahora nunca una selección española de baloncesto femenino había llegado, en unas Olimpiadas, tan lejos...

Tuvieron que vencer, ayer mismo, a Turquía, viejas conocidas y enemigas, un equipo muy, muy competitivo, y que además, nos tenían ganas, ya que hace dos años se celebró el Mundial allí, en su país; y fueron eliminadas por, ¿se lo pueden imaginar?... Sí, xactamente. Así que se vivió un partido de auténtico infarto, y no exagero... A falta de cuatro minutos, vencían las turcas por ocho puntos; y las españolas no tenían su día, fallando muchos tiros en ataque. Pero no pasa nada: lograron empatar, ponerse por encima, les empataron a falta de ¡cuatro segundos!... Hasta que Ana Cruz, la gran Ana Cruz (campeona, por cierto, el año pasado de la NBA femenina, en EE.UU), cogió el balón, cruzó todo el campo botándolo, se suspendió en el aire, tiró de auqella manera, nada, nada ortodoxa... y el balón ¡entró!. 

Aunque no acabó aquí la cosa, ya que había dudas de si la canasta era válida ó no, si la había metido en ó fuera de tiempo; y el árbitro principal tuvo que mirar los monitores... y dar por buena la canasta. O sea, que... de infarto!.

En resumen: mañana se juega el pase a la final, ante la campeona de Europa, Serbia, a la que ya ha ganado en estos mismos Juegos hace unos días, y que es sin duda, un pedazo de equipo... Pero se merecen estas chicas ganar una medalla, por el ejemplo de trabajo, de constancia, de voluntad, de sacrificio, de pundonor.. que ofrecen en todos y cada uno de los partidos que juegan. Son todo un ejemplo para aquellos que tienen el placer de verlas jugar...

Luchan, pelean, defienden, atacan, corren, hablan entre ellas, se animan, se apoyan... No he visto, nunca, se lo aseguro, un equipo como éste, que les hace vibrar en su sofá, emocionarse, llorar... Vivir, en definitiva, lo que es el deporte.

Así que, bueno, si les apetece y pueden, vean mañana ese partidazo, España-Serbia... Ganarán ó perderán, eso nunca se sabe; pero que son de Oro, no hay ninguna duda. Y se merecen una medalla por todo lo que hacen desde ya varios años...

No hay comentarios:

Publicar un comentario