domingo, 11 de septiembre de 2016

No tiene remedio...

Como ustedes habrán podido comprobar, llevo ya sin actualizar el blog unos cuántos días... Esto se debe a haber estado por tierras riojanas casi una semana; viaje del que próximamente les daré cumplida información...

Sin embargo, no quiero dejar de comentar el último escándalo de nuestro, por ahora, provisional presidente del gobierno, D. Mariano Rajoy, con el nombramiento, gracias a Dios, fallido, del ex-ministro Soria como alto cargo del Banco Mundial...

Verán: yo no sé si este hombre, Rajoy, es tonto, incompetente... ó directamente, un caradura... En unos tiempos en los que tanto se habla de regeneración, de transparencia, de limpieza en las administraciones públicas, etc... a Mariano Rajoy lo único que se le ocurre es nombrar, por la misma cara, a un amigo suyo para un puesto muy, muy, muy bien remunerado... Pero es que además hay que recordar a quien nombra: a un señor que tuvo que dimitir de su puesto de ministro por tener cuentas ocultas en un paraíso fiscal (Panamá), y negarlo encima... Todo un ejemplo, sí, de lo que estos sujetos, tan patriotas, quieren a España...

Pero es que a esto hay que añadir quién fue Soria como ministro: un señor cuya única preocupación era que las compañías eléctricas ganaran cada vez más dinero; un señor, con más cara que espalda, chulo, engreído y prepotente; un señor al que los ciudadanos le importa un pimiento, puesto que parece creer que a él se le nombra para que las empresas privadas ganen dinero... a costa de los "súbditos" que pueblan este país; un señor de mentalidad troglodita, de siglos pasados, al que eso del bienestar ciudadano le importa bien poco ó nada...

Y para rematar la faena, iba nombrada como secretaria una sobrina del ministro de economía, el señor De Guindos, que estaría, supongo, también encantado con este nombramiento... O sea, en definitiva, que viva la democracia, de la que tantos beneficios personales conseguimos...

Gentuza como éstas son las que ennegrecen, aún más, el triste y sombrío panorama de España, cada vez más hundida en el pozo de la desilusión, el desencanto y la desesperanza... Porque un país, cualquier país, no puede levantarse sobre los cimientos del enchufismo, la caradura y la desfachatez; ninguna nación que se precie puede permitirse el lujo de tener unos gobernantes, como es nuestro caso, que gobiernen de espalda a sus ciudadanos, a los que se debe, y a cuyo bienestar, global, deberían de ir encaminados sus esfuerzos... Pero si con lo que nos topamos es con unos señores cuya principal preocupación es enchufar, unos a un amigo; y otros, a una sobrina... preocupante, muy preocupante, se presenta el porvenir de ese país...

2 comentarios:

  1. Muy preocupante Carlos. Y no parece que vayamos a cambiar las cosas. Iremos de nuevo a las urnas y votaremos como es nuestro deber y derecho, y después qué, preocupante, muy preocupante.

    ResponderEliminar
  2. Sí, Leonor, el panorama es desolador... Este país no para de alejarse cada vez más de los países más avanzados y democráticos del mundo, de esa Europa Occidental a la que tanto anhelamos... Noa aproximamos cada vez más al Tercer Mundo, ante la alegría de muchos... Un desastre...

    ResponderEliminar