miércoles, 14 de septiembre de 2016

Por la Rioja (de nuevo...)

  Como les comenté en mi entrada anterior, hemos estado casi una semana por tierras riojanas; ya estuvimos el año pasado por estas fechas también, aunque visitando municipios distintos, claro (a excepción de Alfaro y Logroño...).

El patrimonio de aquellas tierras es increíble; tiene iglesias, catedrales, castillos, pueblos con encanto,... que le dejan a uno con la boca abierta. Es verdad que España no deja de ser un país precioso, digno de admirar, se vaya a donde se vaya; pero la parte aquella de la Rioja, al pasar por ella un tramo del camino de Santiago, ha hecho que muchos municipios, a lo largo de su historia, hayan vivido momentos de gran esplendor, de bullicio económico, que ha posibilitado que cuente, en su conjunto, con un patrimonio fabuloso.

Visitamos, por ejemplo, el Monasterio de Santa María la Real, en Nájera; un monasterio del siglo XI (fundado en 1052, por el rey García Sánchez III, aunque la iglesia es del siglo XVI...), y que es muy, muy bonito.

Y esa misma tarde, el pueblo de la Guardia (en la Rioja alavesa), considerado uno de los pueblos más bonitos de España, con sus estrechas calles medievales, y que en la iglesia de Santa Mª de los Reyes conserva un pórtico policromado, que sólo puedo definir con una palabra: impresionante. Es una de las cosas más bonitas que he visto en mi vida, algo que no hay que dejar de ver antes de irse al otro mundo... Abajo de estas líneas lo tienen, aunque la imagen nos da sólo una leve idea de la preciosidad del pórtico, nada que ver cuando ustedes la ven "in situ"; cuando estén por esa zona, háganse un favor, y vayan a verlo...


Estuvimos también por Estella (Navarra), donde visitamos la iglesia de Santa Mª de la Rúa, muy bonita también, y el Museo carlista, ya que el carlismo tuvo su importancia en el siglo XIX por aquellas tierras; aunque debo de decir que me decepcionó Estella, esperaba más de esta localidad, por lo que tenía escuchado...

Una de las visitas más esperadas fue la que hicimos a los monasterios de Yuso y Suso, en San Millán de la Cogolla, y patrimonio de la Humanidad... Cuna del castellano, como ustedes saben, tienen motivos sobrados para ello. El de Suso, en la montaña, fue el origen de todo, y aunque pequeñito, es coqueto, quizás pobre, pero no deja de impresionar... Y Yuso es, simplemente, una joya que no hay que dejar de conocer, acompañados por una guía super, superprofesional, que explicaba todo con una claridad y amor a aquellas piedras que te hacían gozar aún más de lo que estabas viendo. Abajo me pueden ver en una foto tomada en el interior, con el busto de Isabel la Católica...

Le digo lo mismo que les he dicho unas líneas más arriba: si pasan por aquella zona, hagan lo posible e imp... por visitar los monasterios, se alegrarán...

Del castillo de Olite me había hablado, mucho y bien, mi amigo Juan; y es cierto, parece el típico palacio de los cuentos de hadas.

Otra de las visitas fue a Tarazona, que, la verdad, tiene bastante que visitar: la catedral impresiona por su majestuosidad, y mezcla de diversos estilos arquitectónicos; la fachada de su ayuntamiento es digna de admirar, es uno de los edificios consistoriales más bonitos que he visto; pueden pasear por el barrio judío, con sus típicas estrechas; visitar la antigüa plaza de toros, que es, cuanto menos, curiosa, ya que la forma, simplemente, los edificios que la circundan... Y su gente, amabilísima: un par de veces preguntamos, y se deshicieron en explicaciones sobre cómo llegar a...

El último día lo pasamos, ya de vuelta en Torrejón de Ardoz, y aprovechamos para ver y conocer su Parque de Europa, en cuyo interior hay una representación de los principales monumentos europeos: la torre Eiffel; la puerta de Alcalá; el puente de Londres; el Atomiun; la fuente de Trevi;.... Un parque muy bien diseñado y cuidado,  curioso de ver; y gracias al cual pueden darse un garbeo por Europa en, quizás, menos de dos horas...

Como ven, una semana muy bien aprovechada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario