lunes, 17 de octubre de 2016

En la soledad del futuro...

Pues verás, chico, que sí, que aunque te parezca imposible, los años pasan... para todos. Para unos más, claro, y para otros quizás más lentos... Pero pasan, aunque no te lo creas...

Que un día te levantas, y ves que, a tus años, eres un don nadie, una mierda, un inútil que no has sabido compaginar la triste... con la cómoda.. vida; y que ahora, a tus años ya, que pasaron aunque jamás creíste que fueran a pasar, ahora, digo, a tus años ves cómo y de qué manera has dejado ir por los dedos de tu inconsciencia aquello que te podía haber hecho, si no un hombre feliz, al menos alguien meridianamente satisfecho...

Y resulta que te levantas un día de ese futuro que nunca pensabas que podía llegar, y te ves convertido en un nini, un paria de la sociedad; sin novia, ni amigos, ni familia, ni nadie que, en tus buenos tiempos de aquella juventud inmadura, te rodeaban con sonrisas y bromas, y te hacían reír y pasarlo bien. Ves que tu novia, harta de tu inmadurez, te dejó con su corazón roto; que tus amigos fueron encontrando sus parejas de vida, y hoy viven con ellas, y sin que siquiera recuerden quién eres; y tu familia, que siempre estuvo ahí, empujándote, dispuesto a hacer lo que fuera necesario para convertirte en un hombre de provecho, se cansó también. Se cansaron de engaños y mentiras, de esfuerzos inútiles, de apostar por un caballo que siempre resultó perdedor...

¿Ahora?. Cuándo por tu soberbia e inconsciencia has apartado de ti a todos los que te querían, ahora es cuando dices que vas a cambiar?. Ahora, que tienes ya treinta, ó treinta y cinco, ó cuarenta años... dices que te estás dando cuenta de tus errores?. Ahora que ya estás en ese futuro imposible quieres hacernos creer que vas a cambiar?...  Pero no te bastaba cuando todos los que de verdad te querían te lo estaban diciendo, repitiendo y gritando?.. A esta edad en la que ya no eres tan joven para cambiar tu destino, dices que te arrepientes?. Ahora que ya nadie puede ayudarte quieres hacer con tu vida lo que no hiciste cuando sí podías hacerlo?...

Te lo dije hace ya tantos años, cuando aún quedaba una pizca de fe en ti: los años pasan inmisericorde... Para mi, que soy más mayor, más rápido; para ti, divina juventud, más apacible... Pero pasa el tiempo, pasa la vida, y un día, aunque ahora no puedas creértelo, perdiste la lucha con el tiempo. Y ya no hay marcha atrás...


2 comentarios:

  1. Pues fíjate, Carlos que yo creo que siempre hay esperanza si de verdad se tienen las ganas de enmendarse. Y no digamos a los 35 o 40, ¡pero si a esa edad aún están en la adolescencia, estos jóvenes nuestros! :) Bueno, fuera de bromas, es cierto que cuando eres joven lo ves todo a tu manera, perfecta, infalible, te crees un león, un rey, como dice la fabulosa canción de Tired Pony 'All things all at once' (todas las cosas a la vez), pero ¡ay amigo!, el tiempo pasa y nos dejamos muchas cosas en el camino, y vamos comprendiendo que la vida es en parte lo que hemos hecho nosotros y en parte puro azar, de modo que toca apechugar con lo que te venga. Pero se puede cambiar, incluso a los 80, Carlos. Yo creo que sí, que se puede cambiar.

    Está lloviendo, ¡por fin! Buenos días, Carlos :) Feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Pues no te digo que no, amiga; pero yo he llegado ya a un punto que me invade el pesimismo, y no creo en cambios cuando no se asumen los errores cometidos. Mi madre siempre creía en la voluntad, por encima de cualquier otra cualidad. Y cuando no la hay...

    El que no es ambicioso siendo joven, no sé yo cuando empiece a ser mayor...

    Besos.

    ResponderEliminar