viernes, 23 de diciembre de 2016

Otra vez...

Otra vez... La desolación, la ira, la muerte,... 

Otra vez el odio incomprensible, la sangre derramada, los muertos inocentes,...

Otra vez la violencia irracional, la violencia estúpida, la violencia que nos hace animales,...

Otra vez una ciudad en llamas, unas ilusiones rotas, la razón perdida,...

Otra vez el infierno que vuelve, los ojos tristes, el llanto presente,...

Otra vez la tristeza profunda, el vacío que te llena, la luz que se apaga,...

Otra vez heridos, fallecidos, ilusiones rotas,...

Como antes fue Madrid... Como antes fue Londres... Como antes fue París... Como antes fue Niza...

¿No hay quien pare tanta barbarie, tanta desolación, tanta... irracionalidad?...

¿Tan perdidos estamos, tan negra está ya nuestra alma, tan dominados por el odio a quien es diferente que sólo vemos salida en una mochila que explota, una pistola que dispara, un camión que mata a quien se le ponga por delante?...

Qué pena, qué horror, qué futuro sin ilusión se atisba desde este presente tan fúnebre...

Quizás, si Dios existe, y nos ve allá en los cielos, sea hora de que se decida a hacer algo... Porque todo esto no presagia para los próximos años nada, nada bueno...


No hay comentarios:

Publicar un comentario