viernes, 10 de febrero de 2017

Libertad de expresión

Resulta, cuanto menos, curioso, lo elástico que, para algunos, es el concepto de "libertad de expresión"... Lo digo porque, con más frecuencia de la deseada, se confunde este concepto con el de "mis creencias": así, cuando se trata de tolerar cualquier acto, expresión ó dicho que, más ó menos, coincida con lo que creo, nos dolerá la boca de proclamar que, en un estado democrático, hay que defender la "libertad de expresión"... Lo cual, claro, no se aplica en sentido contrario: si no comulgamos con tal acto, expresión ó dicho, éste hay que suspenderlo "por intolerable", y porque en una democracia no cabe.... bla, bla, bla,...

Recordarán ustedes que hace justo casi un año, hubo una gran polémica por la suspensión de una obra de teatro infantil en Madrid, al considerarse que no era apta para menores... Enseguida saltó la "progresía" de este país para criticar dicha suspensión, con la peculiar alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, al frente... Pese a que en esta obra,  "se representaron escenas en las que un personaje acuchillaba a una bruja, a un juez y a un policía,...",esta señora se quejaba diciendo que "en una democracia.... hay que defender toda libertad de expresión", y que todo esto es un montaje de una "derecha vengativa que no soporta la disidencia"... En fin...

Pero, ¡oh!, hoy nos enteramos que la UCA, la Universidad de Cádiz, "rechaza acoger a un conferenciante acusado de homofobia".... Parece que este señor defiende que la homosexualidad es una enfermedad, y que, por tanto, se puede curar.... Dado que precisamente ésto es lo que defiende "la derecha vengativa" de la que habla Ada Colau, parece estar claro que la campaña que se empezó en charge.org, redes sociales, etc,  no ha sido obra de la susodicha derecha, ¿no creen?... Vulgo quiero decir que ha sido la izquierda quien se ha movilizado, y conseguido, la suspensión de este acto; izquierda a la que, no es ningún secreto, pertenece la alcaldesa de Barcelona....

Sorprende, pues, que ahora no haya salido esta señora defendiendo eso de la libertad de expresión en una democracia... ¿O dado que lo que defiende este hombre no coincide con sus ideas, la suspensión del acto sí está bien?; ó dicho de otra forma: ¿sólo cabe hablar de libertad de expresión cuando lo que se suspende sí coincide con mis planteamientos ideológicos?... ¿Cuál es, en definitiva, el concepto que tiene la izquierda española de "libertad de expresión"?...

Es muy recomendable la lectura del artículista de Diario de Cádiz, Enrique Gª Maiquez, "Irala y no volverás"... Efectivamente, como dice Enrique: "caben tres actitudes respetuosas con la esencia de la universidad, con los derechos fundamentales y con la libertad de expresión. La más natural: dejar que el hombre diga lo que le parezca sin echarle cuenta. La más activista: asistir a la charla y, al primer indicio de falta de respeto, protestar. Y la más científica: pedir en change.org un debate abierto con él para poner en evidencia y con datos la presunta falsedad de sus ideas."...Pero no suspender la conferencia...

Pero claro, con la izquierda hemos topado, amigo Sancho... Uy, con la Iglesia he querido decir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario