martes, 7 de marzo de 2017

De nuevo con la enseñanza pública

Vuelve el debate a los medios de comunicación, redes sociales, etc, sobre la enseñanza pública y la concertada, ahora que se abre el período de matriculación en los colegios...

Un debate, a mi juicio, raro-raro... Vuelvo a insistir en lo dicho aquí mismo en entradas anteriores: quien quiera una enseñanza... "diferente", que la pague... Y si no tiene medios, que se encomiende al santo más popular: san aguantarse...

Creo que es un debate falso y artificial... El Estado, sí, debe garantizar la libertad de enseñanza, es evidente; distinto es que tenga que pagarla... Y en España, está claro que existe esta libertad: ahí están los colegios privados y/o religiosos; si usted tiene medios económicos para pagarle ese tipo de colegio a su hijo/a, adelante, nadie le impide hacerlo... Y si no tiene esos medios (económicos), pues no quiera usted que se lo paguemos el resto de los ciudadanos a su vástago/a... Creo que es así de simple...

Al españolito le han puesto en este tema un caramelito en la boca, y una vez que lo ha degustado, claro, quiere más... Y no, no es así... El Gobierno debe gastarse el dinero en "sus" colegios; y ¿cuáles son sus colegios?: pues los públicos, claro... El gobierno de todos los españoles no puede estar pagando la matrícula de colegios privados; todos estaríamos encantados, no sé, de que este gobierno nos pagara nuestras compras en, por ejemplo, el Corte Inglés... Sería un puntazo, oiga; pero entendemos que eso no puede ser, que nuestras compras en ese centro comercial lo debemos de pagar, si podemos, nosotros, ¿no?... Pues lo mismo es aplicable a la enseñanza...

Y no, aquí no hay discriminación que valga; el que gana suficiente, y por tanto tiene medios para elegir, puede decidir  dónde quiere que sus niños estudien... Y el que no los tenga, amigo, eso es lo que hay... Pero lo que no es normal es que se quiera que sean el resto de españolitos el que les paguemos ese colegio...

Dado que muy buena parte, ó todos, de nuestros gobernantes, incluido "sociatas", eligen que sus hijos estudien en esos colegios concertados/privados, quizás sea bueno, ó ha llegado la hora, de convertir en exigencia pública y democrática obligarles a que, si quieren dedicarse a la cosa pública, y a prestar sus servicios en la administración pública, deben de decidirse, en todos los aspectos de su vida, por lo público... O sea: que ningún ministro/consejero lleve a sus queridos descendientes a centros concertados/privados... Más que nada por eso del refrán: "la mujer del césar no sólo debe ser honrada, sino parecerlo"... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario