miércoles, 5 de abril de 2017

El Caminito...

Fuimos este domingo al Caminito del Rey, en Málaga. Llevaba tiempo con ganas de conocerlo, ya que tan bien hablaban quienes ya lo conocían... Así que aprovechamos que Viajes Rico organizaba una visita para este domingo pasado, y allí nos colamos.

Acompañados de varios amigos de Palillo y Tacón (gracias!), a las seis de la mañana nos recogió el autobús; paradita en ruta para desayunar, y ya cerca de las once estábamos allí...

Tuvimos suerte con el tiempo, el día fue espectacular. Muchísima gente, muchos coches, muchos autobuses... El Caminito se ha convertido en un reclamo turístico de primera magnitud, con un indudable atractivo que, a la vista está, genera muchos ingresos a esa comarca.

Tengo que decir que me encantó, el paisaje es una maravilla. Se recorre de norte a sur, a lo largo de unos 7'7 kmtos, acompañado de dos guías que te van explicando la flora, la fauna, la historia, etc. Y es además muy seguro, no hay riesgo de que uno se despeñe por ningún lado, ni mucho menos... Va paralelo al río, te vas encontrando con numerosos saltos de agua, la profundidad es impresionante, las gargantas, inmensas... Pero como vas bajando, lo cierto es que no se hace ni pesado ni difícil, si exceptuamos el último kilómetro, que sí es subida, y quizás para los que no estamos en forma, como un servidor, cueste algo más; aunque la subida es en varios tramos de escaleras, no hay que vestirse de alpinista ni nada parecido...

¿Merece la pena?... Sí, mucho; a doscientos y picos de kilómetros tenemos un gran espectáculo de la naturaleza, que nos hará mirar asombrados lo que allí vemos... Además, se recorre perfectamente en un par de horas, y, ya digo, no hay que ser Usain Bolt para hacerlo...

Acabado el Caminito, al autobús, y a comer, en un restaurante concertado (la comida va incluida en el precio...), y a pasar otro buen rato de camaradía con los amigos. Un almuerzo que tampoco está mal...

(Y para terminar: la organización de Viajes Rico, un desastre. La entrada a lo que es el Caminito estaba prevista, según el programa, a las 11... y entramos cerca de la una; con lo cual, el almuerzo, que estaba previsto a las cuatro, lo hicimos cerca de las cinco... Y además, tuvimos que ir hasta Álora, a cerca de una hora de distancia... Así que a ver si van espabilando).


2 comentarios:

  1. este camino lo hice cuando era un peligro. Trozos sin barandilla y agujeros en el las losas... Ufff. 'Qué inconsciencia!. Luego prohibieron acceder a él porque algunas personas se despeñaron y murieron. Tengo ganas e volver y recorrerlo aunque ya no se te ponga la piel de gallina y se te haga un nudo en la garganta. Mejor así. Era un desastre y un peligro.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, merece la pena, compañero. Es una preciosidad... y tan relativamente cerca!. Gracias, y un saludo.

    ResponderEliminar