lunes, 15 de mayo de 2017

La Eurovisión

No sigo el Festival de Eurovisión desde hace años, la verdad... Así que no estoy muy puesto al día, ni incluso de quienes han sido los representantes españoles en las últimas ediciones...

Sí estaremos de acuerdo, creo, en que el nivel ha bajado bastante, por lo que escucho, leo, etc. El caso es que este sábado, zapeando por los distintos canales, y dado que no había nada que nos llamara la atención, decidimos esperar al cantante español, a ver qué tal...

No había escuchado la canción antes... Y cuando la escuché, y vi al cantante y acompañantes la pésima interpretación que hicieron, gallo incluido, me dije, y creo recordar que incluso así lo puse en un wasap familiar: Malo, malo, malo...

La canción, feísima; la interpretación, criminal; la puesta en escena, de juzgado de guardia,... Hasta esta misma mañana no me he enterado lo que ya barruntaba después de oír a este prenda: España ha quedado, otra vez, la última... Lo que no termino de entender es cómo no nos pusieron una multa, porque vaya tela...

No sé qué vieron en este muchacho y en esta canción los que le votaron aquí en España para que fuera nuestro representante en televisión; no puedo opinar, claro, porque no seguí esta fase de selección... Pero Dios mío de mi alma, si esta fue la canción ganadora, no puedo ni imaginarme cómo eran el resto de canciones ó intérpretes. Una hecatombe...

Creo que ya Eurovisión no es lo que era desde hace ya bastante tiempo; y creo que España haría bien en replantearse un gasto tan absurdo como tiene con este festival, porque tampoco parece que tenga demasiado interés en su participación.... Aquí hay magníficos cantantes y autores, así que me cuesta creer que no paremos de batir records negativos cada año que vamos. Así que quizás lo mejor sea que paren el autobús, y nos bajemos; porque tampoco participar aporta nada...

Pero si se sigue participando, al menos que los españoles no sintamos vergüenza ajena...


No hay comentarios:

Publicar un comentario