jueves, 18 de mayo de 2017

Mundo, mundo...

Pues que no sé qué decirles, la verdad... Les hablo de lo de la dimisión de Ana Lorenzo, concejala socialista del Ayto de San Fernando, de Políticas Sociales, y del que, seguro, habrán escuchado hablar mucho en estas últimas semanas... Ver sino aquí....

Como seguro que ya saben, la concejala fue grabada mientras mantenía una reunión con una señora que había ido a pedirle ayuda, ya que la desahuciaban del piso en el que estaba alquilada, y tenía tres hijos... Ana Lorenzo le aconsejaba,  ocupar una vivienda vacía de un banco, al parecer...

Y, sí, lo reconozco: lo más fácil en este caso es cargar contra la concejala, ya que un cargo público no puede ir por la vida dando consejos sobre "ilegalidades"; esto es de cajón, claro... Pero es que, en este caso en concreto, a mi hay cosas que no me cuadran; por ejemplo, me sorprende la escasa atención que se le ha prestado a un hecho, a mi juicio, bastante, bastante grave: la grabación de la conversación... No veo normal que una persona que va a pedir ayuda a una concejala, porque dice estar desesperada, vaya dispuesta a grabar lo que pasa en esa reunión... Uno se pregunta el porqué: ¿para hacerle chantaje, quizás?... ¿Porque ha sido "aleccionada" por alguién?... Con qué intención (y desde luego, buena no podía ser...) va esta afectada por un desahucio a un despacho público... a grabar lo que le digan?...

Ana Lorenzo peca, sí, de ingenua... Pero creo que si cualquiera se pone en su piel, ¿alguién podía pensar, de verdad, que quien te viene casi suplicando ayuda tiene tan mala uva que te va a grabar la conversación?... Que a lo mejor ninguno de nosotros, en su caso, hubiéramos aconsejado ocupar una vivienda, pues posiblemente; pero, insisto, la intención oculta de la ciudadana debería llamar más la atención... Digo yo..

Por otro lado, curiosa la reacción del PP isleño y su jefe de filas, José Loaiza... Esa vena casi explotándole en el cuello de indignación; ese enfado monumental por el "error" de una concejala, que además había entonado ya el "mea culpa"; esa casi espuma por la boca diciendo que esto era intolerable... Tranqui, D. José, tranqui... Que con los vergonzosos y casi a diarios casos de corrupción que están asolando a su partido, el PP, con comisiones de millones de euros, por aquí, con aprovechados por allá, con cargos públicos "trincando" del dinero común de todos los españoles... no se le ha visto a usted tan indignado, ni tan cabreado, ni tan amenazante; y sí, es llamativa esta actitud suya... Y más cuando usted fue alcalde isleño cuatro años; y lo máximo que podemos decir de su gestión es que fue como el agua: incolora, inodora e insípida... O sea, nada de nada...

Así que termino como empecé este entrada: no puedo apoyar a Ana Lorenzo; pero tampoco puedo condenarla al circo público... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario