martes, 6 de junio de 2017

De vecinos y terrazas

Estoy en pleno debate en el grupo de facebook "La otra cara de la Isla" sobre cómo compaginar el merecido descanso de los vecinos y el "derecho" (?) de otros vecinos a divertirse... En concreto, se centra sobre la zona de las calles Las Cortes y Cervantes, saturadas como ustedes saben de bares, terrazas, mesas, etc...

Uno sigue alucinando en colores; resulta que aquí hay "contertulios" que defienden el "derecho" (?) de poder tomarse una copa a cualquier hora, noche incluida... Y se quejan de que hay que ver, que qué quejica es la gente, que no hay derecho a que los jóvenes y jóvenas se tengan que ir a otros pueblos "a divertirse", que es que no puede ser, que ¡a las dos de la madrugada!, ¡a las dos!!!!,  ya están echando a la gente... En fin, qué pena, ya ven...

Yo imagino, claro, que todos esos buenos y ejemplares samaritanos que dan preferencia a la diversión por encima del descanso, no viven en ninguna de esas calles (en este caso, Cervantes y Las Cortes...); con lo que "ojos que no ven (en este caso, oídos que no escuchan...), corazón que no siente...". Vamos, que como a ellos no les afecta, pues como que les da igual; sin tener en cuenta que divertirse, sí, está muy bien y es necesario... pero no puede estar por encima del merecido descanso de quien por la zona vive... Porque no es que el ruído inaguantable de la gente mientras está en una terraza en la calle sea una noche, ó dos, no... Un día, y otro, y al siguiente, y sigue, y sigue,... y así, día tras día... Si son los vecinos de la urbanización los Pitufos, en la Magdalena, que se quejan del ruido de la Feria, ¡y ésta dura una semana!... qué supone que pasen los días, los meses, e incluso los años... y tú no puedas descansar a gusto... ¿Algunos de esos "defensores" de las terrazas lo ha vivido en sus propias carnes?...

Hablan de "compaginar" los intereses de los residentes y de los hosteleros... Eso es imposible: a los hosteleros, la gran mayoría, lo único que les importa es ganar dinero, como sea, cuánto más, mejor... Y si es a costa del descanso de los vecinos, que se jodan, no haberse ido a vivir allí... Y lo de pedir a los clientes que respeten el descanso de los demás, es pedir peras al olmo, dada la educación de los españoles, a los que les encanta chillar, gritar, hacer ruido, molestar, etc...

A esos "defensores" inasequibles al desaliento de las terrazas en las calles, habría que darles la opción de que se fueran a vivir unos meses a una de esas zonas que tanto defienden... A ver si así siguen defendiendo lo indefendible...

No hay comentarios:

Publicar un comentario