martes, 1 de agosto de 2017

La ciudad

Pues que, no sé, paseo por San Fernando y la veo... sucia. Sucia y descuidada. Que sí, que es verdad, que eso no habla muy bien de nosotros, de los cañaillas, que ya se sabe que no es más limpio quien más limpia, sino quien menos ensucia; ó algo así... Pero es que no veo que por quien corresponda del Ayuntamiento se emplee más a fondo para que no se note tanto la poca educación de los isleños...

Sé que la calle Real, un poné, se riega por las noches, lo veo. Pero eso, como mucho, refresca y arrastra la suciedad que haya, y no es eso sólo... Es que, ustedes lo verán, se va por la calle y se ve las manchas incrustadas, los pegotones de suciedad en las lozas, en el asfalto... O sea, que no es sólo regar las calles, sino que se necesita un tratamiento de choque, a presión, para eliminar tanta mancha y mierda como se ve.

Y luego está lo de los perros, claro... Que vaya amor nos ha entrado ahora por estos preciosos animales, hay que reconocerlo... Es que ya no nos conformamos con uno, no; con dos mínimos, y hasta con tres... Y dado el nivel de educación de muy buena parte de sus dueños, así están las calles, que sí, que se nota, entre meaditas y restos de caquitas. Lo esperable, dado el "nivel" de este país. Y los pobres (perros) no tienen culpa de nada, ellos que van a hacer, pero sus dueños quizás sí, quizás podrían mirar más por la ciudad en la que viven.

Y los contenedores con la basura fuera; y los (pocos) jardines existentes dejados de la mano de Dios; y papeles y cartones tirados por el suelo. a ver si tenemos la suerte de que un buen viento de levante se los lleve; y manchas, muchas manchas vayas por donde vayas...

Y que eso, que entre el hambre y las ganas de comer; que entre la intrínseca desidia de sus habitantes, y el (parece)  poco interés de "quien corresponda", La Isla se está convirtiendo en una ciudad sucia, dejada, abandonada,... Decrépita, sin exagerar.

En fin, una pena...

No hay comentarios:

Publicar un comentario