lunes, 7 de agosto de 2017

Para atrás, como los cangrejos...

Estamos viviendo tiempos... peligrosos. No sé ustedes, pero creo que estamos en un momento de la historia, y hablo de España, que nos está suponiendo un retroceso en los derechos de los trabajadores. Estos miserables gobernantes que llevan (mejor dicho, mal llevan...) los destinos del país, haciendo honor a su ideología, eso sí, están llevando a muy buena parte de los trabajadores a una, ya digo, peligrosa vuelta atrás en derechos que fueron adquiridos con mucho, mucho sufrimiento años ha...

Parece mentira que se jubile gente, y no se las sustituya; parece mentira que se considere un escándalo la jornada semanal de 35 horas, algo a lo que todos deben de aspirar, porque el ser humano debe trabajar para vivir, no vivir para trabajar..; parece mentira que se contrate por tres horas, y se haga trabajar al contratado doce; parece mentira que ahora ser "mileurista" sea un deseo al que aspiran miles de trabajadores... cuando hasta hace no tanto se consideraba una vergüenza, casi, cobrar mil euros; parece mentira que Ayuntamientos, Comunidades, etc, sigan adjudicando contratos a la baja de forma temeraria, sabiendo, como sin duda saben,  que para llegar a esas propuestas, la empresa correspondiente pagará sueldos de miseria; parece mentira que no se intente tener trabajadores cualificados y preparados, sino mano de obra barata... por no decir esclavos. ¡En pleno siglo XXI!...

No he votado, nunca, al PP; y visto lo visto, me parece complicado que lo haga algún día.. Un partido que gobierna para una minoría de ricos, no se merece que se le vote. No ya es que sea corrupto, como se está archidemostrando... Con ser eso grave, que lo es, y mucho, veo que es peor, quizás, esa forma que tiene de ejercer el gobierno: cualquier cosa que haga es, siempre, para favorecer a la gente con dinero; y sí, me parece vergonzoso que sea así, y que olvide que los gobernantes, en una democracia, están para mejorar la vida de sus ciudadanos, en general.... Y no de unos pocos, de una clase elitista que cuanto más tiene, más quiere tener... No dan nunca puntada sin hilo, todo sea para favorecer al poderoso...

Y así nos seguimos empobreciendo, y aumentando cada día más, en un sin parar, el abismo ya gigantesco que nos separa de los países europeos, de una Europa a la que, en un momento pasado, creíamos acercarnos... Una Europa rica, de ciudadanos formados, exigentes, que conocen perfectamente sus derechos, pero también saben que tienen obligaciones, y que disfrutan de unas democracias plenas que maldita la comparación con esta española, en la que cuando a alguien lo eligen para una cargo a lo que aspira es a robar, a saquear los dineros públicos, y pasar al rango de los millonarios... Con un par...

España triste, pobre, y desesperanzada. Hundida en las heces de su desgracia.

2 comentarios:

  1. Sí Carlos, efectívamente retrocediendo en los derechos que se adquirieron a base de mucho luchar de la clase obrera. Comparto totalmente contigo lo expuesto en tu escrito (además de no haber votado tampoco al PP) pero te voy a manifestar mi intuición sobre este Partido, no se cómo pero logran que haya una mayoría de seguidores que lo apoyan y votarán por ellos, así que muy difícil que esto vaya a cambiar con la diversidad de ideales y Partidos que no consiguen ponerse de acuerdo y convencernos de que tenemos y debemos de cambiar a estos que nos gobiernan. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Manolo, ¡cuánto me alegro de volver a leerte!... Bueno, todo en esta vida son ciclos; así que llegará el momento en que el PP perderá... Lo que está por ver es si el partido que gane, será capaz de hacerlo "decentemente"...

    Gracias, y saludos.

    ResponderEliminar